Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Paco Alcácer: la pista definitiva

Spain's forward Paco Alcacer takes part in a training session at the Ciudad de Valencia stadium in Valencia on September 7, 2014, on the eve of the UEFA Euro 2016 group D qualifying football match Spain vs Macedonia. AFP PHOTO / JOSE JORDAN (Photo credit should read JOSE JORDAN/AFP/Getty Images)

Paco Alcácer: la pista definitiva

El primer indicio fue Leo Messi. El argentino, después de reanimar al equipo desde la banda derecha cuando ya parecía que nada se podía hacer por él, fue haciendo evolucionar su posición paulatinamente hasta zonas más centradas y también más retrasadas del campo. Como volviendo a aquel rol de mediapunta que a su llegada Luis Enrique dispuso para él. El segundo lo dio el lateral derecho, el cual tras el adiós de Dani Alves ha quedado en manos de Sergi Roberto y Aleix Vidal, dos futbolistas de características y usos distintos a los del brasileño. Si la tendencia del último Dani fue interior, la de ellos dos transcurre mayormente por la banda, haciendo valer su capacidad física y recorrido para asumir casi en solitario un carril que Messi ya ocupa más intermitentemente. El tercer indicio fue a cargo de André Gomes, un interior muy apropiado para correr hacia arriba pero, por el momento, lejos de ser un director y, por lo tanto, que tiene una gran adecuación con un Messi metido a cerebro. El inicio de temporada de Arda Turan ha traído la cuarta pista, pues al turco, desde la teórica posición de extremo donde la ausencia de Neymar dejó la puerta abierta, se le ha visto moverse mucho por el carril central durante estas primeras jornadas, tanto acercándose al mediocampo como -lo más significativo- a Luis Suárez. Y ahora, finalmente, llega Paco Alcácer.

El valenciano es un delantero centro caracterizado por tener un radio de acción bastante circunscrito al área y a sus inmediaciones, y por la inteligencia con la que se mueve en este reducido espacio, tanto para habilitarse el remate, implicarse en la frontal o facilitar la acción al compañero. En este sentido, para jugar como delantero centro en el Barça posee una cualidad compartida con Luis Suárez de suma importancia: siendo el área su hábitat natural, no supone una barrera para que tanto Messi como Neymar se internen en zona de remate. A lo largo de todo el ciclo del argentino, el F.C.Barcelona ha huido siempe de los delanteros pesados y poco móviles que pudieran barrarle el camino a Leo, y el último que tuvo de este estilo fue una de las víctimas más sonadas del crecimiento goleador de La Pulga. Prototípico rematador con olfato aunque sus cifras hasta la fecha no hayan confirmado aún lo esbozado, Alcácer es un nueve de acentuada sensibilidad en zona caliente y certera definición tanto de cabeza como al primer toque con cualquiera de las dos piernas, que además posee un muy interesante ramillete de desmarques cortos diagonales a la espalda de ambos centrales, que cuando no cumplen con el objetivo de aclararle la finalización, permiten una sujeción sobre la zaga rival que ayuda a sus compañeros de ataque.

Y es que el fútbol de Alcácer guarda una relación ya insinuada pero todavía por consolidar con la vertiente más colectiva de su demarcación. Alterna partidos en los que se presenta como un delantero algo desconectado del juego con otros en los que se erige en un factor de continuidad decisivo tocando de espaldas, de nuevo al primer toque, para que el compañero reciba de cara. Sus toques, en este tipo de acciones, no son sólo de descarga, sino que llevan implícita una intención que hace que la jugada transcurra con algo de su parte. El mismo sentido en sus movimientos, apoyos y servicios es el que le permite convertirse en un activo valioso al contraataque pese a no tratarse de un futbolista especialmente veloz, motivo por el cual debería agradecer un contexto de dominio territorial como el que a priori le proporcionará el Barça y que le permitirá enfocar su juego a los metros finales. En ellos se muestra como un punta con capacidad para moverse con astucia, pero el territorio bajo la influencia del cual rara vez se extiende a las bandas. De ellas prefiere recibir centros antes que ofrecerles presencia directa.

Luis Enrique sin la MSNEl fichaje de Paco Alcácer por el Barça tiene dos grandes posibles escenarios de utilidad: en ausencia de uno de los integrantes que componen la MSN, o coincidiendo sobre el césped con los tres. Respecto al primero, a priori el perfil del jugador dibuja casi en exclusiva a un recambio de Luis Suárez. Su juego frecuenta poco las orillas, y de cara a una hipotética aclimatación, ni la velocidad ni la distancia de sus diagonales hacen pensar en una readaptación demasiado sencilla, y tampoco luce el desequilibrio con el balón en los pies como para esperar otro tipo de aportación en banda. Su espacio, se recalca, tiene que ver con el centro del ataque. Para el Barça, tener una solución de garantías en ausencia de Luis Suárez es súmamente importante ya que es la que evita mover de sitio a Messi por obligación del guión, algo que dos temporadas atrás ya provocó que Pedro Rodríguez acumulara un buen número de minutos como atacante central en ausencia del uruguayo. Cabe pensar, sin embargo, que la incorporación del internacional tenga más intención que la de relevo puntual de un Luis Suárez quien, por otro lado, lo normal es que todo lo que pueda jugar, lo juegue.

¿Puede ser Paco Alcácer un recambio también para Neymar Jr. o Leo Messi? En el 1-4-3-3 más típicamente culé parece complicado, y opciones como las de Arda Turan, Rafinha, Denis Suárez o Aleix Vidal parecerían más indicadas para ello, pero si se abre la puerta a remover el esquema, se desplegarían posibilidades distintas y, estas sí, acordes al nuevo fichaje del Barça. Concretamente el 1-4-3-1-2 al que recurrió Luis Enrique durante los primeros meses sentado en el banquillo azulgrana, depararía para Alcácer dos vías directas de acceso al once y una tercera indirecta -con la reubicación de Ney en la mediapunta en ausencia de Messi- que podrían hacer de él el primer sustituto de cualquiera de los miembros de la MSN. Es el dibujo con el que en su momento el técnico asturiano dio forma a un equipo en el que Messi actuaba en la mediapunta, Neymar centrado al lado del delantero y en el que los costados eran, principalmente, cosa de unos laterales que para Paco resultarían una fuente de centros laterales muy golosa. Si no nuevamente como plan principal, varias son ya las pistas que parecen indicar que la variante puede volver a formar parte del libreto del Barça 2016-17.

No obstante, durante el grueso de la temporada en el que salvo importante contratiempo Messi, Luis Suárez y Neymar podrán ocupar los tres puestos del ataque culé, a Paco Alcácer le tocará convivir con los tres, primero desde el banquillo y, llegado el caso, encajando con ellos sobre el césped. No sería una novedad ver a Luis Enrique juntando a hasta cuatro delanteros en el campo en determinados momentos y situaciones de juego, pues sobre todo hace dos años, durante la temporada del segundo triplete, un movimiento bastante recurrente por parte del asturiano fue la entrada de Pedro Rodríguez por uno de los interiores titulares con tal de mutar el dibujo hacia un 1-4-2-3-1 con Messi por detrás del punta y el canario situado en la derecha. En este caso, con Alcácer la alternativa tendría que ver con la presencia de dos puntas, y si entonces la fórmula se proponía sujetar más las alas y abrir espacios para Messi en el interior, ahora la suma de Alcácer y Suárez en el área iría enfocada al incremento de poder rematador y amenaza directa de gol, ante la necesidad de abrir la lata contra un rival metido atrás.

Los dos puntas conviven bien con una segunda referencia central, destacan adivinando el destino de los rebotes y, aún aumentando presencia por delante de la segunda línea, no cerrarían el acceso. Quizá la principal duda tenga que ver con el hecho de que los escenarios en que más necesario pueda resultar el concurso de Alcácer junto a Luis Suárez, son también los que llaman a Leo Messi a acudir más insistentemente y casi de manera fija al centro. En este sentido el lateral derecho, más exterior y profundo esta temporada, podría ser el futbolista que lo encajara todo, manteniendo ocupado y activo el perfil derecho del ataque aún jugando Messi, Suárez y Paco Alcácer por dentro.

Artículos relacionados:

 

– Foto: Jose Jordan/AFP/Getty Images

Comments:16
  • Aveblaugrana 31 agosto, 2016

    El articulo que mejor detalla la relevancia del fichaje de Paco, es NECESARIO que la mayor cantidad de amantes del futbol puedan leerlo; muy interesantes las variantes tacticas que se activan con esta nueva incorporación.

    Reply
  • Iniesta10 31 agosto, 2016

    Albert, un gran post.

    Personalmente me gusta especialmente ese 4-3-1-2 con Leo centrado y ocupado las bandas ambos laterales. Fundamentalmente por dos razones, es muy mortífero, y mantiene bastante poblado el centro del campo. Las cuatro pistas que apuntas apuntalan a ese esquema de juego.

    Además Paco Alcacer aporta no solo remate, sino visión de juego, y sobre todo mucho desmarque.

    Sin duda un gran fichaje.

    Me ha gustado mucho la labor de la secretaria técnica este verano. Todos los fichajes creo que son muy acertados (quizás con la excepción de Cillessen), y se ha armado una plantilla muy poderosa que puede aspirar a todos los títulos.

    Reply
  • Roque 31 agosto, 2016

    Ademas para ese 4-3-1-2 la presencia de 4 laterales doblados y de nivel tambien hace que los laterales podrian rotar mas ya que al ocupar las dos bandas enteras su desgaste es mayor y asi no verian minvado su rendimiento, al llegar el fichaje de Digne ya pense en la posiblidad de esta opcion, ya que todos los laterales del equipo pueden rendir en este esquema.

    Gran analisis del fichaje, solo imaginar los 4 juntos en un partido, Paco de 9 fijando atenciones y los otros tres moviendose por detras y al lado, en 4-2-3-1 que bien podria ser un 2-4-1-3 porque los laterales estarian bien arriba, aunque en realidad da para muchas variantes y muchas sorpresas, este año la vamos a pasar bien entre los nuevos fichajes del barça, lo de Manchester…

    Aunque me sigue jodiendo lo de Munir, lo han mal vendido, ojala y el proximo año no le fichen, sino ya sera muy dificil que vuelva por aqui, pero bueno creo que Alcacer puede rendir bien aqui marcar mas que en Valencia, puesto que el juego del Barça le favorece mas.

    Se ha hablado mucho sobre la cantidad de jugadores que tiene el Barça pero al final tan solo son 19 de campo para 10 puestos no llegan ni a estar dobladas las posiciones por lo que es casi seguro que quien mas quien menos tendra minutos y oportunidades para ganarse mas minutos, otra cosa es que lo puedan lograr, ahora mismo Andre Gomes me parece que es el que puede quedar mas rezagado de los nuevos por la competencia del puesto y por que es el que tiene mas dificil la adaptacion entre los nuevos fichajes (Cillessen aparte).

    Reply
  • Juan 31 agosto, 2016

    Como valorais la venta de Munir?

    Reply
  • Iniesta10 31 agosto, 2016

    @ Roque
    Muy de acuerdo.

    @Juan
    Reconozco que tener a Alcacer me gusta, pero con Munir yo hubiera preferido una cesión, incluso una cesión por un par de temporadas.

    Reply
  • urbankid 31 agosto, 2016

    Grandísimo post que despierta un poco de ganas a un fichaje que sino me dejaba más que indiferente.

    Me permito hacer un pequeño off-topic y recomendarte fijar un ancho de parrafo más pequeño para mejorar considerablemente la legibilidad de los artítuclos.
    Si te fijas los artículos de los diarios también usan esta práctica.

    Y con un contenido tan bueno, vale la pena tener el resto al mismo nivel 😉

    Reply
  • Anónimo 31 agosto, 2016

    @ Morén

    «El tercer indicio fue a cargo de André Gomes, un interior muy apropiado para correr hacia arriba pero, por el momento, lejos de ser un director y, por lo tanto, que tiene una gran adecuación con un Messi metido a cerebro»

    Albert, ¿quieres decir con esto que André Gomes tiene una gran adecuación con Messi por el hecho de permutar durante el partido la posición de interior derecho con la de media punta con el mismo en un hipotético 1-4-3-1-2?

    Reply
  • Morén 31 agosto, 2016

    @Iniesta10

    Lo interesante, si efectivamente se vuelve a contar con el 4-3-1-2, será ver qué medidas se toman ahora para que funcione o, si no se toman, qué ocurre en esta ocasión. Porque aunque el papel todo lo aguanta, aquella experiencia en concreto tuvo varios problemas, principalmente con la transición defensiva. Claro que era un Barça mucho más nuevo y no éste que afronta ya su tercera temporada caminando en común.

    @Anónimo (sería genial si te pudieras poner un nick, así no nos confundimos^^)

    Bueno, en esta frase en concreto me refiero solamente a que André (como Rakitic) no es el tipo de interior que ejerza de organizador en mediocampo (quizá en un futuro) y que por lo tanto eso encaja bien con un Messi mediapunta que sí ejerza esa función. Pero lo que comentas también es cierto y es uno de los puntos que resaltaba sobre el fichaje del portugués (http://www.eumd.es/2016/08/analisis-fichaje-andre-gomes-interior-barca/) porque esa tendencia suya de verticalizar su posición desde el mediocampo, casa bien con un Messi que cada vez se acerque más a la media, tanto si juega en banda como si lo hace por el centro.

    @UrbanKid

    Recogida la sugerencia 😉

    Reply
    • Iniesta10 31 agosto, 2016

      Y tienes mucha razón. Ese 4-3-1-2 (o ese 4-4-2 con rombo en el centro del campo, que es como yo lo llamo), puede dejar desguarnecidas las espaldas de los laterales. En aquel momento LE lo solucionó dándole a Alves un recorrido mas interior para ayudar en el medio campo.

      Ahora parece que se busca otra cosa en esa banda,

      Al tener mas centrocampistas y las posociones de los laterales con 4 titulares, aumentan mas las posibles variables, y también el desgaste que se puede pedir a esos futbolistas.

      Veremos como evoluciona el equipo y las soluciones que utiliza LE ante los problemas que le surjan

      El 4-3-1-2 puede ser muy útil para remontar eliminatorias (y partidos) que se ponen difíciles, pero la riqueza de variantes es real, y LE sabrá cuando tiene que exponer y cuando no.

      Reply
  • Jolaus 31 agosto, 2016

    Yo tenía entendido que si se ha cedido a Munir, no que se le haya vendido. ¿O estoy mal informado?

    Albert, soy nuevo comentando en este blog tan excelente. Una duda -hablando de Munir-, ¿Crees que no se pudo haber trabajado más con Munir para lograr esas variantes tácticas que Alcácer proporciona? Quizas la pregunta es medio obvia, pero aunque Munir no tenga la envergadura de un 9 como Suarez o Alcácer, ni su cáracter, siempre he tenido la sensación que nunca mosotró todo el verdadero potencial que tenía.

    Reply
    • Morén 31 agosto, 2016

      Pues bienvenido, Jolaus, esta es tu casa 🙂

      En realidad yo creo que permitir, Munir permitía más o menos las mismas variantes tácticas que Alcácer. Tienen diferencias (Munir es más rápido y se mueve más; Alcácer va mejor de cabeza y tiene más visión en los apoyos) pero en definitiva son dos delanteros centro y las alternativas que se comentan en el artículo tienen que ver fundamentalmente con eso. Digamos que el fichaje de Alcácer, más que abrir esas posibilidades, da pistas acerca de que se pueden tener más en cuenta. Si se ha realizado una inversión importante por el ex-valencianista renunciando a un Munir que más o menos funcionaba, es que seguramente al jugador no se le vaya a dar un rol tan residual como el que tenía el canterano, y la forma que yo veo para que esto sea así es que en determinados momentos el Barça 2016-17 pueda jugar con dos puntas. Por decirlo de otra forma: si el Barça este verano le hubiera cedido al Valencia a Alcácer y no a Munir, y en lugar de pagar 30 millones por Alcácer los hubiese pagado por Munir, el artículo que habría escrito sobre ese hipotético fichaje se habría parecido bastante a este.

      Reply
  • Luis Glez. 1 septiembre, 2016

    Enhorabuena por el post Albert.

    Gran análisis del fichaje de Alcácer. A priori todos pensamos como sustituto directo de Suárez, y como has señalado, el cambio de Messi al centro a lo Guardiola ya no sería necesario. Por otro lado, me parece muy correcto recordar ese 1-4-3-1-2 de los primeros meses de Lucho, lo que ocurre es que, después de tanto tiempo asentando y perfeccionando el dibujo actual… me parece un poco complicado que esta variante se utilice con éxito (al menos con un éxito relativamente similar al actual), además de que el resto de piezas en principio están pensadas para este dibujo y de momento están encajando bien (Arda en el lugar de Neymar o Denis en el interior diestro e izquierdo).

    Por otro lado, analizando el posible desenlace de la carrera de Alcácer: ¿Os parece apropiada la decisión de marchar de un equipo en el que es la bandera, símbolo y titular indiscutible con el conformismo de ser suplente habitual (salvo lesión)? Sí, ya sé que Suárez tiene su edad y que Alcácer tiene mucho futuro; el caso es que no estamos hablando de un Villa ya en su recta final, maduro y con la posibilidad de jugar en la izquierda en busca de su diagonal dejando a Messi de falso 9; en este supuesto, Alcácer me presenta muchas más dudas.

    Reply
    • Iniesta10 1 septiembre, 2016

      La diferencia está en los laterales derechos. Aunque Roberto puede tener un rol mas hacia el interior y crear una especie de doble pivote con Bussi, no parece que sea eso lo que quiere LE, la impresión que da es que quiere que quien juegue en el lateral derecho ha de adueñarse de esa banda y ser profundo.

      Hablar de sistemas siempre es un poco complicado, pero si tienes a un Messi un poco mas retrasado y con tendencia a dejar la banda para que la ocupe el lateral, y tienes a Neymar con tendencia a dejar su banda para ser una segunda punta con la idea de que esa banda la ocupe su lateral, ahí tienes un 4-3-1-2, no de salida pero si de llegada

      Las pistas o indicios de los que habla Albert van en esa dirección

      Reply
    • Iniesta10 1 septiembre, 2016

      Otra cosa, hablas de que no acabas de ver bien que Alcacer haya marchado de Valencia para ser suplente, cuando allí era la bandera del equipo.

      Eso es muy cierto, pero hay que tener en cuenta como esta el Valencia a nivel deportivo, sobre todo el mensaje que se trasmitio con la contratación de Gary Neville. Eso crea muchas dudas sobre ese proyecto.

      Ves la salida de Mustafi, la de André Goles, y es lógico plantearse si el proyecto es sólido.

      El caso es que Alcacer no fue convocado por Del Bosque, y si lo fue Pedro cuyo mayor mérito fue su pasado blaugrana.

      Unele a eso que el principal valedor de Alcacer ha sido Robert Fernandez, también valenciano y con lazos muy valencianistas.

      Yo entiendo que el jugador quisiera venir. Otra cosa es si era necesaria su llegada, a mi Munir también me gusta bastante.

      Reply
      • Luis Glez. 11 septiembre, 2016

        Muchas gracias por tu respuesta reveledara; sí, entendía que el 1-4-3-1-2 era de partido, más al puro estilo de los primeros meses de Lucho. Como dices, tiene mucho más sentido que sea así, de llegada, que las piezas se vayan recolocando y moviendo según avanza la jugada.

        Por otro lado, como dices, estoy completamente de acuerdo en la debilidad del proyecto del Valencia, señales como la de Neville y las marchas en el último momento del mercado lo dejan claro. Yo me refiero más al simbolismo de este jugador en la que era su casa y la conexión con la afición, que tristemente, no solo en el Valencia pienso que es tónica general, cada vez tiene menos importancia, sobre todo cuando los dueños del equipo son de la talla de Lim; pero este ya es otro tema que poco tiene que ver con lo aquí expuesto.

  • Nicaraguan Ball 5 septiembre, 2016

    Excelente articulo… Paco tendrá muchos minutos para demostrar su valía entre los tantos esquemas que usa Luis Enrique. El FC Barcelona es un equipo de futbolistas solidarios y Alcacer tiene eso y mas.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.