La semana de Jose Arnaiz

La semana de Jose Arnaiz

Ya sea en un Barça B con más o menos fichajes llegados desde fuera del fútbol base culé, hace ya varias temporadas que resulta común que parte importante de los refuerzos del filial se concentren en la parcela ofensiva. Como seguro numérico y competitivo con el que legitimar el pretendido crecimiento futbolístico general, los últimos desembarcos habían llevado al Miniestadi a Jonathan Soriano, Nolito, Luis Alberto, Araujo, Rodri, Denis Suárez, Romera, Jesús Alfaro, Marc Cardona o Alberto Perea entre otros. Particularmente este último, ejerció el curso anterior, hasta alcanzar los playoffs, como la pieza más determinante y de mayor desequilibrio del conjunto entrenado por Gerard López. Procedente del Real Valladolid, este verano la apuesta para sustituir al ahora nuevo futbolista del Cádiz fue el talaverano Jose Arnaiz, protagonista en el arranque liguero del Barça B y en el debut del primer equipo en la Copa del Rey.

El estreno con Valverde le llega al jugador después de visitar con el B el estadio de Osasuna, y de contribuir decisivamente con su actuación a que los azulgranas se llevaran un punto de El Sadar. Más habitualmente en banda izquierda, explotando arrancada, finta y profundidad para enfilar la diagonal, ante los rojillos, como novedad, Gerard lo situó en el perfil derecho, potenciando con ello matices alternativos de su juego. Dada su predisposición a embocar zona de remate y condicionado por el hecho de jugar a pierna natural, en Pamplona Arnaiz interiorizó más su posición de inicio con tal de no esquinar en exceso sus opciones de participar. Con Aleñá, en esta ocasión, de vuelta al mediocampo, esta configuración le permitió al entrenador, por un lado, mantener la escala intermedia en el perfil derecho que normalmente dibuja el canterano, y por el otro dotarlo de una vocación tremendamente ofensiva y con tendencia a la conducción vertical. Así pues, el Barça B subrayó la amenaza y determinación sobre el arco contrario de sus piezas más decisivas, pero al tiempo propició también una respuesta en transición más expuesta como consecuencia de la escasa pausa con la que adornó sus ataques. Tan rápido corrió el filial hacia Herrera, como pudieron hacerlo los locales en dirección a Ortolá.

Si a lo largo de las primeras semanas del curso, Gerard López ha venido apostando por medidas orientadas a imponer la calidad de piezas como Arnaiz o Aleñá cerca del área contraria, los inicios de Valverde con el primer equipo tienen un aire de mayor control. Cada una de las piezas del mediocampo así lo refleja, y tanto las causas como los efectos es posible rastrearlos en futbolistas como Messi, Sergi Roberto, Luis Suárez o Jordi Alba. En este plan quiso encajar anoche en Murcia a los dos jóvenes del Barça B. En primer lugar insistiendo en el Aleñá interior por el que apostó en pretemporada, y en segundo situando a Arnaiz en la demarcación de extremo izquierdo que más generalmente desempeña en el filial pero que el primer equipo se viene quedando vacía.

Si en el día a día, con Luis Suárez en la ofensiva azulgrana, la ocupación de la punta izquierda obedece al reparto e intercambio entre el uruguayo, Iniesta y Jordi Alba, anoche Arnaiz fue un elemento mucho más fijo por delante de Denis y Digne. Un futbolista a partir del cual abrir el campo en la orilla izquierda como fórmula para enfrentar a un rival muchas veces replegado, disciplinado a nivel posicional pero igualmente incisivo e intencionado a la hora en encarar en el uno contra uno, amenazar con el desmarque o trazar la diagonal a portería bien cuando el ataque avanzaba por la banda contraria o bien cuando la jugada daba tiempo al lateral de doblar la banda sujetando al adversario cerca de la cal. Arnaiz mostró con los mayores lo que viene ofreciendo en el Barça B, esto es juego, eficacia y un momento físico por encima del de los demás. Una punta izquierda que si con Gerard muchas veces sabe ser principio, con Valverde, en este caso, fue capaz de ser final. Con la personalidad como para ser importante aun teniendo que delegar el protagonismo principal. Gestionando espacios y momentos de balón, y con la portería rival como objetivo y recompensa.

Artículos relacionados: 

– Foto: www.laliga.es

 

Comments:1
  • J. 25 octubre, 2017

    La semana de José Arnáiz y la vuelta al sistema del verano. Después de ver el partido en diferido, me ha alegrado ver que Valverde ha vuelto a un 1-4-3-3 que, de facto, es un 1-2-5-3.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: