Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

De Bruyne y el tercer mediapunta

MANCHESTER, ENGLAND - DECEMBER 15: Riyad Mahrez of Manchester City is substituted off for Kevin De Bruyne of Manchester City during the Premier League match between Manchester City and Everton FC at Etihad Stadium on December 15, 2018 in Manchester, United Kingdom. (Photo by Clive Brunskill/Getty Images)

De Bruyne y el tercer mediapunta

Esta temporada, Pep Guardiola no ha podido contar todavía con un Kevin de Bruyne integrado en la dinámica del equipo. El mejor y más importante futbolista citizen durante la anterior campaña, ha tenido una participación muy puntual en los primeros meses de competición, arrojando sobre todas las nuevas pruebas que ha sumado a su libreto el de Santpedor, un barniz de incertidumbre. El belga es una individualidad que redimensiona al colectivo, y con la que se inauguran nuevas posibilidades que sin él no cabe barajar. Permite caminos que antes de él no existen. En su ausencia, el inicio de curso del Manchester City ha experimentado con formulas y variantes nuevas con respecto al curso anterior, motivado tanto por la baja de De Bruyne como por el crecimiento de piezas que meses atrás no ostentaban el mismo peso en el engranaje skyblue. El lateral izquierdo mientras Guardiola pudo disponer de Mendy, la importancia creciente de Laporte, el fichaje de Mahrez, la versión más móvil del Kun Agüero o el definitivo aterrizaje de Bernardo Silva en la Premier League han señalado algunas de las más relevantes evoluciones del vigente campeón de la liga inglesa.

CityEn concreto el portugués, hombre más utilizado como interior derecho del equipo en el puesto que antaño perteneció a De Bruyne, so sólo ha alcanzado un rendimiento individual de muy alto nivel, sino que ha caracterizado una de las particularidades de lo que va de temporada en el City: sus dos interiores juegan como dos mediapuntas. Así, si el curso pasado David Silva y De Bruyne asumían de partida alturas distintas, escalonando sus posiciones de manera que el canario habitase de forma más o menos fija la frontal del área mientras Kevin tomaba vuelo en vertical desde la base, despegando muchas veces en paralelo a Fernandinho, en la 18-19 lo más común es que tanto el interior derecho como el izquierdo esperen el balón a la espalda del mediocampo rival. Delegando la base de la jugada tanto al mediocentro como al apoyo desde atrás en la salida de laterales y centrales.

Salvo en el caso del punta, pues, los mecanismos del Manchester City tienen más que ver con jugadores que suben una altura que con jugadores que la bajan. Los defensas -laterales o centrales- con balón se visten de mediocampistas, al tiempo que los interiores toman apariencia de enganches. Probablemente preparándose para enfrentar un mayor número de repliegues intensivos por parte de los adversarios, el cuadro citizen, en tres cuartos de campo, ha ganado presencia, ya que a los dos interiores cabe sumar, también, los constantes apoyos del Kun y el frecuente juego interior de Raheem Sterling desde uno de los extremos. En este sentido, el inglés actúa como una suerte de comodín que permite a Pep decidir si abrir el campo con el lateral o con el delantero. Si ocurre lo primero el ex del Liverpool toma posiciones por dentro, ejerciendo de apoyo en la mediapunta y de potencial refuerzo rematador llegando al área; mientras que si la idea del técnico es ensanchar desde arriba, se sujeta en la cal, a la manera de Mahrez o Leroy Sané, habilitando los carriles centrales para el triángulo formado por Agüero y los dos Silvas. Esta capacidad de Sterling de encajar tanto influyendo por dentro -algo que le ha valido, incluso, para formar como uno de los interiores de Guardiola- como en un rol de banda, es ahora uno de los factores que intervienen en la vuelta de De Bruyne si el propósito de Pep es darle entrada sin tener que sacrificar ni a David ni a Bernardo Silva. Poder dar cabida a tres mediapuntas en el sistema, dos alcanzando la zona de tres cuartos desde los interiores y el tercero desde una de las bandas, se antoja como la fórmula más automática para la convivencia de los tres.

De BruyneEl pasado fin de semana contra el Everton, en la vuelta de De Bruyne, lo hicieron. Con Sterling ya sobre el campo y Gündogan ocupando la plaza en el once que normalmente le corresponde a David Silva, la entrada del belga se produjo por Mahrez, pasando entonces Bernardo a la demarcación de extremo derecho. Kevin, primero como interior izquierdo y, después, en el derecho, formó en la medular por delante de Fernandinho y al lado de Ilkay. La nota inesperada, sin embargo, fue que justamente fue Bernardo Silva, en la derecha, el delantero que vivió más cerca de la banda, funcionando la orilla contraria a partir del cruce de desmarques entre Sterling y Gabriel Jesús. El primero yendo de fuera a dentro y el segundo de dentro a fuera atacando la espalda del lateral que su compañero sacaba de sitio. ¿Le dará el regreso  de Kevin de Bruyne un centrocampista más al sistema del Manchester City? ¿Serán los tres mediapuntas la nueva apuesta de Guardiola?

– Foto: Clive Brunskill/Getty Images

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.