Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

El futuro de Leo Messi

FC Barcelona 2021-22

El futuro de Leo Messi

A nadie se le escapa que la planificación del Barça 2021-22 estará marcada por la decisión que tome Leo Messi a propósito de su futuro en el club. Lo estará, además, desde muchos puntos de vista tanto de calado deportivo como económico o emocional. Tras dieciséis temporadas, un FC Barcelona sin el argentino sería un FC Barcelona diferente a muchos niveles. Centrando la cuestión en la vertiente futbolística, un primer aspecto a tener en cuenta a propósito de Messi es su condición de atajo. La posibilidad que brinda a los proyectos culés de contar con un tiempo extra para crecer garantizando puntos. En el día a día, Messi puede acercar al equipo a la victoria mientras no sea capaz de hacerlo como conjunto. En este punto, además de su juego cabe reparar en su impacto anotador, ese que le asegura más de veinticinco tantos en Liga a los suyos desde hace más de una década. Leo es garantía de goles, y los goles el camino directo a la victoria. Por eso, también, por norma son el bien más valorado en el mercado. Perder a Messi y su caudal anotador obligaría al Barça a fichar gol, pero desde un margen económico muy comprometido.

Sin posibilidad de sustituirlo individualmente y con las opciones mermadas a la hora de paliar la pérdida de su impacto goleador, la tercera pata de la ecuación con respecto al argentino, y a lo condicionante que resulta su futuro próximo en el diseño de la planificación, tiene que ver con la vertiente táctica del equipo. Leo no es un jugador cualquiera, y tampoco lo es su encaje si se pretende aprovechar toda su dimensión sobre el campo. Messi no juega siguiendo las guías de una posición, sino los principios de su juego. Al respecto, hace tiempo que su zona más frecuentada se localiza en el mismo espacio independientemente de cual sea su demarcación inicial: la mediapunta derecha. Desde ahí accede al área, se acerca al mediocentro, se abre a la cal o se traslada al sector contrario. Es por ello que la posición que sobre el papel se le asigna al argentino más que hablar sobre él -ya sea desde el extremo, la punta o la mediapunta el 10 pisará las mismas zonas- apunta a la colocación de los demás. Si parte como el mediapunta de un 1-4-2-3-1, el equipo jugará con dos centrocampistas, si la pizarra lo viste de extremo derecho no se atacará con un delantero abierto en ese sector, y si el esquema lo ubica como falso nueve rellenar el área será una tarea compartida.

Sobre esto, las últimas temporadas han insistido en una misma cuestión: tanto la comodidad de Messi como la estabilidad táctica del conjunto mejora cuando el equipo distingue un atacante a su derecha. Un jugador que mantenga activo el carril aunque el 10 se mueva por dentro, que le ofrezca un socio al lateral derecho propio, una distracción al lateral izquierdo rival, y que estirando del contrario hacia la esquina le genere espacios a Leo en su zona del campo predilecta. Ernesto Valverde recurriendo a un 1-4-3-3 de ataque asimétrico en el que jugadores como Dembélé o Deulofeu se situaban en el extremo derecho y en el que Messi y Suárez habitaban el centro, Setién haciendo lo propio con Ansu en el carril diestro, o Koeman recuperando para la tarea a Dembélé u optando un 1-5-3-2 con el que liberar al carrilero derecho para que cumpla como extremo, en diferentes momentos de sus etapas en el Camp Nou han recorrido caminos distintos para llegar a un lugar similar.

De cara al diseño del Barça 2021-22, pues, aclarar la continuidad de Leo y, una vez hecho esto, conocer el modo en que se espera rodearlo, se antoja una de las carpetas más decisivas. Y es que, si la idea de la dirección deportiva y del cuerpo técnico es la de apostar por un 1-4-3-3 con el argentino en punta, el espacio para la incorporación de un nueve titular se dibuja mucho más confuso. Por contra, en el caso de optar por un dibujo asimétrico con un único extremo en la derecha, la entrada en el equipo de ese pretendido nueve atacaría directamente la hipotética plaza de Ansu Fati. Más directo parecería su encaje en fórmulas como el 1-4-2-3-1 o el 1-5-3-2, a cambio de renunciar a un centrocampista en primer término o a un delantero en segundo lugar. En una dirección u en otra, desde su ausencia o desde su continuidad, el próximo será también el verano de Leo Messi.

Próximos capítulos:

  • La delantera
  • La defensa
  • El mediocampo

– Foto: Imago Images

Comments:3
  • Josep 17 mayo, 2021

    A mi me gustan tanto el 3-5-2 como el 4-3-3 asimetrico ( un extremo en la derecha y el 9 en izquierda-centro y un lateral-extremo izq + lateral-central derecha), y en ambos se tiene que presionar tras perdida y Messi de segundo punta emparejarlo con un central tras perdida, en ambos casos se debe mantener el mediocampo de 3 y presionar con 4 arriba tras perdida.

    Me gustaria que Messi siguiera en el club, ademas, de seguir se acercaria a algunas cifras estratosféricas como 800 partidos con el club, 500 goles en laLiga, 700 goles con el Barça…

    Reply
  • Shenzhen2020 17 mayo, 2021

    Yo era optimista con la continuidad de Leo, pero estos últimos resultados en Liga pueden ser una puntilla, una sensación de impotencia en Leo, que está haciendo goles en todos los partidos para que el equipo sea incapaz de mantener ventajas vs Granada, Levante y Celta (ocho puntos perdidos en diez días, seríamos líderes).

    No sé no sé…

    Reply
  • Pedri8 18 mayo, 2021

    Por supuesto deseo la continuidad de Leo. Y personalmente me gustan tanto el 4-3-3 asimétrico como el 3-5-2. Pero el 4-3-3 asimétrico lo entiendo de otra manera:

    Recuerdo que Guardiola jugaba con el 4-3-3, pero con un lateral ofensivo (Alves) que era quien ocupaba el lugar que abandonaba Leo, y con un lateral defensivo (Abidal) que a la postre compensaba y hacía que ofensivamente el equipo siempre contara con 3 defensas, los dos centrales y el lateral izquierdo. Eso daba equilibrio al equipo.

    Por otro lado, el 3-5-2 también me parece una buena solución, que ha funcionado bien durante buena parte de la temporada, y podría hacerlo nuevamente con jugadores más adecuados.

    El problema es que has de decidir que sistema de juego quieres, porque el primer sistema se juega con laterales y extremos, aunque Messi no sea un extremo puro, y el segundo se juega con carrileros. Personalmente creo que el 4-3-3 asimétrico es más adecuado, pero siempre teniendo un lateral defensivo que compense al lateral ofensivo, que sería el derecho para que Leo tenga libertad de movimientos. Así quedaría un centro del campo poblado, una defensa de tres, y un ataque potente. El lateral defensivo, por envergadura, podría ser Juan Miranda, que ha mejorado defensivamente bastante.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.