Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El Barça tras diez jornadas (II)

El Barça tras diez jornadas (II)

Sergio_BusquetsSiguiendo con el análisis del inicio de temporada protagonizado por el F.C.Barcelona, otro de los aspectos en los que debemos detenernos es en la fase inicial de la construcción del juego. Este aspecto resulta crucial en el esquema de Guardiola y la base sobre la que el equipo edifica su juego, por lo que hemos podido observar como el técnico azulgrana ha planteado algunas modificaciones buscando potenciar esta fase del juego. En su día ya analizamos la alternativa de retrasar al mediocentro situándolo entre los centrales y mandar, a la vez, a los dos laterales hacia adelante. El objetivo de este mecanismo es el de mejorar la salida desde al defensa generando espacios en la demarcación del mediocentro, y así minimizar los inconvenientes de contar con un pivote, en ocasiones demasiado estático, como es Touré Yaya. No obstante, esta variante se ha encontrado con dos problemas a la hora de lograr continuidad, por un lado, y paradójicamente, el gran estado de forma de Eric Abidal, y por el otro el bajo momento que atraviesa Touré.

El internacional francés no es un lateral de recorrido capaz de ocupar el carril a la manera de un carrilero y de asumir responsabilidades ofensivas. Su rol es distinto, y se centra en el despliegue físico, el apoyo defensivo a los dos centrales y su capacidad para cerrar al segundo palo en un centro desde la banda contraria. Con Abidal, el tercer central en el inicio de la jugada no es el mediocentro sino el lateral izquierdo. No obstante, el hecho de que el francés posiblemente esté protagonizando sus mejores actuaciones desde que llegó al Barça, y a que su presumible alternativa en la demarcación, Maxwell, todavía debe adaptarse a la dinámica del equipo y a su juego, han convertido a Abidal en un  fijo para Guardiola en el lateral izquierdo. Paralelamente, tampoco el rendimiento de Touré está empujando al técnico a prescindir del buen momento del lateral para potenciar el fútbol del marfileño, pues el Touré actual está lejos de ser el futbolista dominante y absolutamente clave en el tramo final de la pasada temporada. Así pues, ahora mismo no parece claro que potenciar al mediocentro africano a cambio de prescindir de Abidal sea una elección beneficiosa para el equipo.

De este modo, con Abidal cumpliendo con la función de tercer central en el inicio de la jugada, desaparecen los espacios en la zona del mediocentro y el equipo vuelve a sufrir la poca movilidad de Touré a la hora de construir desde la defensa. Este escenario explica el protagonismo de Sergio Busquets en el inicio de temporada del equipo -en 6 de las 10 jornadas de Liga ha sido el mediocentro titular-, pues el canterano, con un juego mucho más fluido y dinámico, favorece el intercambio de posiciones en la medular, la aparición de espacios para la recepción de los interiores y, por lo tanto, suaviza la transición defensa-ataque del equipo.

Por contra, la capacidad de solucionar problemas colectivos desde una aportación individual basada en el físico de Busquets, es sensiblemente inferior a la de Touré. En este sentido, debido a que al equipo le cuesta fijar las líneas del rival cerca de su portero ya que Iniesta y Henry todavía deben alcanzar su mejor nivel, los jugadores encuentran más dificultades a la hora de hacer circular el balón con rapidez y de situar la posesión en las zonas que más convienen a su juego, permitiendo que aparezcan las pérdidas de balón no controladas y por consiguiente los contraataques del rival. Es en este punto, con el equipo mal situado para lanzar la presión, es cuando el conjunto echa de menos la evidente superioridad física de Touré respecto a Busquets para subsanar desde lo individual, un desajuste colectivo.

En este escenario de dificultad para defender las contras del adversario, nos encontramos a un Chygrynskiy muy castigado por la crítica. El ucraniano no destaca precisamente por su velocidad ni ímpetu defensivo, sus cualidades son otras. Que Chygrynskiy es un central que tiene todas las papeletas para perder una carrera a campo abierto ante una gran parte de delanteros de la Liga es algo que Guardiola sabe desde el día uno.  Pep lo sabe ahora y lo sabía al contratarlo, pero el objetivo del técnico no es que el central resuelva estas situaciones, el objetivo es que éstas no se den. Si el Barça logra mover el balón dónde más le conviene para, en caso de pérdida lanzar la presión de manera efectiva, los centrales podrán echar mano de su lectura del juego y colocación para inhabilitar a los puntas contrarios. En cambio, si el rival logra recuperar con el Barça desorganizado, con espacios y campo que correr, los zagueros quedarán retratados.

Comments:3
  • Entusiasta 15 noviembre, 2009

    El artículo bien merece un mentario. Pienso que por esta evolución tática, Guardiola intenta plantear nuevas situaciones a quienes intenten contrarestar el juego del Barça.

    Después del despliegue de juego del año pasado, todos los equipos punteros están preparándo su partido contra el Barça (sus partidos debens ser los más vistos en los despachos de entrenadores y ecretarías técnicas). Cualquier equipo que aspire a ganar la Champions sabe que, en algún momento, deberá enfrentarse al Barça y que debe ganar.

    Esta es una premisa básica de puro sentido común: Una ventaja solo si mantiene si dispones en exclusiva de algún factor esencial. En caso contrario debes volver a evolucionar intentado que contrario contrarreste al Barça de año pasado, pero pierda ante el actual.

    Observo en Pep mucha calma, y muchos detalles que indican que está guardando muchas cosas para este final de temporada.

    Reply
  • Kj 17 noviembre, 2009

    Suscribo lo de Chygrinskiy, como lo haría si en vez del nombre del ucraniano estuviera el de Márquez. Se crucificó a Rafa por el gol encajado en casa frente al Rubin Kazan cuando todo el mundo sabe que no es un central veloz; en vez de fijarse en la pérdida, se fijaron en el encarado y ¡oh, qué perspicacia!, descubrieron que Márquez no es un velocista.

    Sorprendente y mágica conclusión, nadie hubiera reparado nunca en ello… en fin.

    Con Chygrinskiy, más de lo mismo. Dmytro es un central para tener el balón, no para perderlo; él suma en la construcción y en el juego aéreo, pero no es un elemento decisivo en fase defensiva (todavía) porque su fútbol es de colocación, no de choque ni de esprints.

    Algunos abogan por «tener un central rápido», esto es, alinear a un marcador, que es la solución habitual de la mayoría de técnicos. Pues bien, yo no estoy de acuerdo. El gran Barça del año pasado formaba con Márquez y Piqué, que no son Usain Bolt precisamente, y éstos cuajaban partidos maravillosos (el Barça-Lyon de Márquez, haciendo desaparecer a Benzema, es un partido tremendo del mexicano, por ejemplo; de Piqué ni hablamos, menudo fenómeno está hecho el hombre…).

    Reply
  • Jordi 17 noviembre, 2009

    Hola, llego un poco tarde, pero si es posible me gustaría interesarme en algo que me ha llamado mucho la atención del anterior artículo:

    «Ahora, si Ibra cae a la mediapunta, la opción del adversario es la de adelantar la línea defensiva, permitiendo a la media mantener su posición. No obstante, con un futbolista como Henry, tirar la defensa hacia delante pasa a ser mucho más peligroso y la solución del rival para tapar las caídas de ‘Ibra’ pasará por retrasar a los centrocampistas.»

    Es que lo que yo me pregunto es si la reacción de la mayoría de rivales a retrasar la posición de Ibra sería adelantar la defensa, aún en el supuesto de que Henry no esté. Aunque no sea lo mismo, también Pedro o Keita pueden apuñalar a la espalda del enemigo, y lo más importante: todos han interiorizado que contra el Barça se juega con la defensa atrasada. En mi opinión si Ibra no retrasa su posición es para evitar ocupar el espacio de Messi, que está necesitando más sitio para recibir balón. En este sentido encuentro que se debería dar mayor libertad a los dos genios para que permuten sus posiciones, y que sea a veces Messi el jugador que ocupa la punta y el sueco la mediapunta. Seguramente, el papel de referencia de Ibra es considerado como punto intocable de la táctica. Lo pensé sobretodo en la visita a Kazan, el recurso de Ibrahimovic acaba por perjudicar al Barça si se emplea de la misma manera todo el rato. El partido se vuelve previsible para la defensa rival, porque se sabe que el foco es Ibra y que ese foco va a moverse relativamente poco. Con que los dos mediocentros (Semak y Noboa) tengan un ojo puesto en el sueco se acaba la historia.

    Luego es increíble el estado de forma que llevaba Abidal!! Pufff…Ahora se ha lesionado y a ver como se recupera, pero sobretodo, a ver como lo aprovecha Maxwell. ¿Crees que es por falta de confianza en él o bien por el buen momento de Abidal que Maxwell no ha tenido más minutos? A mí me ha parecido que cuando ha jugado ha tenido errores concretos, pero que su juego global ha sido muy muy bueno, he leído en lugares muy variados que lo hizo fatal y no estoy para nada de acuerdo. Su incorporación al centro del campo ha sido sencillamente esencial en cada partido en que ha podido contribuir.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.