Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Poco premio

Poco premio

Ni Barça ni Madrid están listos, todavía, para una noche de la máxima exigencia. Algo normal si estamos a 24 de agosto. El equipo de Tito, eso sí, llegaba un punto -o dos- por encima del Madrid en puesta a punto lo que se tradujo en superioridad culé durante los primeros 45 minutos. El Madrid, que llegaba peor físicamente, sin Pepe se vio obligado a situar su línea defensiva más retrasada, por lo que, para no regalar espacios entre líneas a Messi e Iniesta, juntó todas sus líneas más cerca de Casillas de lo habitual. No fueron pocos los minutos en que los blancos situaban a sus once futbolistas en campo propio.

Pese a la importantísima baja de Pepe, Mourinho mantuvo el 4-2-3-1, pero es importante detenerse un instante en el rol de Callejón. El ex del Espanyol, que entró sorprendentemente en el once en lugar de Di María, partía de la teórica posición de extremo derecho, pero cuando su equipo se situaba en fase defensiva, su desempeño se localizó en el centro del campo. Su misión era cerrar sobre Iniesta prácticamente como un interior, liberando así a un Khedira que libraba custodiado por  el canterano blanco y Xabi Alonso. Con Pedro muy arriba fijando a Arbeloa, el hombre libre era Adriano, el jugador menos grande de los que presentaba Vilanova, que había dejado en el banquillo a Jordi Alba.

Fueron 45 minutos de control azulgrana en los que la base de la jugada se la repartieron Xavi, Busquets, Iniesta y Piqué. No tanto Messi, que con Pedro y Alexis abiertos y Cesc sentado en el banquillo, quedaba como única amenaza para los centrales. Dominio pero sin ocasiones, ni para unos ni para otros, pero con el terreno de juego volcado sobre el lado madridista.

El escenario cambió en la segunda mitad. El partido se rompió, con un Madrid que quiso sacudirse el dominio y un Barça que encontró más espacios. Los de Mourinho buscaron con más determinación la portería de Valdés y eso rompió el choque. Las líneas del Madrid, que habían permanecido juntas durante el primer tiempo, se separaron, permitiendo que aparecieran los espacios para el recital de Iniesta.

En este segundo tiempo, Vilanova ordenó el cambio de banda de los extremos. Alexis estaba protagonizando un flojo partido ampliamente superado por Coentrao, por lo que el técnico lo fijó en banda izquierda con la misión de fijar a Arbeloa lejos de Iniesta. En la derecha, la tendencia central de Pedro con el apoyo por fuera de Alves, permitió al equipo sumar una amenaza sobre el área del Madrid. El Barça ganó presencia rematadora en una segunda mitad loca, rota y en la que, pese a que dominó más en la primera, pudo sentenciar la Supercopa. Sin embargo, la superioridad blanca en el juego aéreo y el error de Valdés, lo dejan todo abierto hasta la semana que viene, cuando ambos equipos presentarán una mejor puesta apunto.

Comments:3
  • Milo 24 agosto, 2012

    Me llama mucho la atención el hecho de ver como en el primer tiempo, a pesar de la posesión (algo así como 75-25) el Barça no fue capaz de encontrar un espacio sin embargo al no tenerla en exceso el equipo logró 3 tantos. Si bien es cierto que el partido estaba roto, también creo que el sacrificar un poco la posesión ayudaría en partidos tan cerrados (como la semifinal de Champions contra el Chelsea).

    Reply
  • Carlos 24 agosto, 2012

    El Barça si tuvo ocasiones en la primera mitad, y a mi parecer tuvo el partido ahi, no estoy de acuerdo en eso, o yo estoy mal o vi otro partido. En la segunda parte el Madrid tuvo no mas ocasiones pero mas dominio del partido que en la primera mitad.

    Reply
  • wembley 25 agosto, 2012

    Magnífico posts. Sobre todo lo referido al rescate que Callejón hio de Khedira. Iniesta jugó igual de bien, pero el alemán no salió en la foto.

    Yo en la primera parte me olí una goleada, porque el Barça estaba puesto en el campo como sintiéndola. Sólo se trataba de abrir el marcador.

    ¿Pocas ocasiones? Ante un equipazo pedir en una primera parte con las fuerzas intactas más que un 70% de posesión, las dos de Messi el tiro de Pedro y el mal pase de Iniesta cuando estaba sólo es excesivo e injusto. Lo cual suele ser habitual. Al barça siempre se le pide más, mucho más, que al resto. Lo acepto, es un buen elogio.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.