Bayern Munich vs. Borussia Mönchengladbach: Guardiola lo volverá a intentar

Bayern Munich vs. Borussia Mönchengladbach: Guardiola lo volverá a intentar

El reto es tan estimulante como complejo. Y Guardiola, lejos de esquivarlo, le busca la mirada. No es sólo que llegue a un campeón de todo, porque eso no lo sabía antes de dar el sí a los alemanes, sino que llega con la idea de cambiarle la cara. Antes de que el ciclo de este Bayern termine, se ha puesto manos a la obra para iniciar otro. No va a estirar lo que había, Pep les pondrá deberes nuevos. Pocos lo pensábamos cuando se anunció su fichaje, pero todo apunta a que Guardiola llega al Bayern con la idea de repetir su Barça. No en la forma, evidentemente, pero si en el fondo. Y eso choca frontalmente con la personalidad de su nuevo equipo y de prácticamente todos sus jugadores. El reto es mayúsculo. Inculcar y convencer a unos futbolistas que no lo han necesitado para ganarlo todo. Guardiola, en el Bayern, otra vez, quiere el balón siempre.

Este fin de semana, en su estreno liguero se midió al Borussia Mönchengladbach, y aunque a varios jugadores les falte mucho para encontrar el punto de forma y otros, como los importantes casos de Götze y Thiago, directamente no pudieron estar, se empezaron a adivinar los problemas que puede encontrar el de Santpedor en su nuevo club, al menos, en el arranque. Para empezar, y esto sí nos los esperábamos, cambió el dibujo. 4-3-3 en el que la principal novedad respecto al 4-2-3-1 de Heynckes es la posición de los centrocampistas. Schweinsteiger, Müller y Kroos. Vayamos uno por uno.

Bastian seguramente fue el que más sorprendió, por encarnar su fútbol lo que era el Bayern. Un mediocentro que no era tal y vivía en constante movimiento. Llegada, caídas a banda…el viernes nada de eso. El alemán jugó fijo en su posición, y se le notó el esfuerzo por contenerse. Su rol es básico en el esquema de Pep, pues es el que posibilita el pase atrás que alarga y asegura la posesión. Sin embargo, como el fútbol lo hacen los futbolistas, evidentemente el mediocentro del Bayern será distinto al del Barça, lo cual se hace notorio, por ejemplo, en su implicación en la salida. Ahí Schweinsteiger sigue siendo vital, más si se insiste en la pareja de centrales Boateng-Dante que por otro lado tan bien le va a Pep para anticipar hacia arriba y corregir hacia atrás. Con Neuer, Lahm, Alaba y Schweini, la salida limpia parece asegurada.

A la derecha del mediocentro se situó Thomas Müller. El internacional alemán, de la mano de Van Gaal, ya apareció en la primera plantilla del Múnich en la demarcación de interior, aunque desde entonces su fútbol ha evolucionado a posiciones más adelantadas como las de extremo derecho, segundo punta o incluso delantero centro. Seguramente fuese el hombre más perdido del once que presentó Pep, y del que menos claro quedó qué es lo que esperaba el técnico. No fue así en el caso de Toni Kroos, uno de los mejores del choque. Situado como interior izquierdo, de su conexión en esa banda con Alaba y Ribery salieron las notas más positivas de la noche. Fue el lado fuerte de los bávaros, el que más posesión atesoró y, como Kroos, Ribery y Alaba ven el fútbol largo, desde donde salía el cambio de orientación hacia un Robben al que se le había limpiado el perfil diestro.

No obstante, sea cual sea la valoración individual de los tres centrocampistas, lo cierto es que ninguno de los tres le da a Guardiola lo que él quiere para su medular. A día de hoy. Y está por ver que alguien en la plantilla se lo dé. De Thiago y sus conflictos con el juego de posición ya hablamos, y Javi Martínez, con Pep, tiene más números de terminar como central que en la media. Veremos qué sucede cuando esté Götze, pero no es ninguna locura creer que el centrocampista que ahora mismo más convence a Guardiola es su lateral derecho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: