Dos partes y algún porqué

Dos partes y algún porqué

Ser humilde también tiene sus cosas buenas. Por ejemplo, que sólo Rayo y Almería han podido ir a presionar al Barça con más de un hombre en primera línea sin salir escarmentados. En dos estadios de dimensiones pequeñas como Vallecas o el Estadio de los Juegos Mediterráneos, la amplitud de la salida culé se minimiza. Con la línea de cuatro medios se cubre el ancho del campo y arriba puedes dejar a dos hombres para que el primer pase de los centrales no sea cómodo. El sábado, estos dos hombres fueron Rodri y Soriano, un tándem que suena poco glamuroso pero que cumplió con creces con su cometido.

El Barça, entonces, inteligentemente echó mano de la salida de tres. Es un recurso que gusta al Tata incluso como plan principal, y que al Barça no le viene de nuevo. Con los centrales en un dos para dos contra la primera línea de presión del rival, el mediocentro -en este caso Busquets- retrasa su posición incrustándose en la línea de atrás y permite la superioridad. Sobre el papel, un acierto que, sin ir más lejos, ya resultó definitivo contra el Valencia en Mestalla. Por delante, los dos laterales y los dos interiores siguen fijando a los cuatro medios que presenta el adversario, de modo que el mediocentro, en este mecanismo, es el comodín. Frente al Almería, no obstante, no resultó. Al menos en el primer tiempo.

Debido a la baja de Mascherano y Puyol, la pareja de centrales que presentó Martino fue la formada por Marc Bartra y Gerard Piqué. Cuando los dos canteranos coinciden, a diferencia de lo que sucede cuando juega el Jefecito, Piqué se va a la izquierda. En su primer año, con Márquez en el equipo, ya apareció como central izquierdo, pero con un lateral izquierdo como Abidal, en la salida de tres Gerard quedaba en el centro. Ahora, al ser el mediocentro ese tercer hombre, a Piqué le toca partir a pierna cambiada, y siendo el central con más peso en salida del equipo, esto acaba llevándole hacia dentro. La consecuencia es que tanto los centrales como Busquets terminan situándose demasiado cerca entre ellos. Tres jugadores ocupan el mismo espacio que ocupaban dos, de modo que a los dos delanteros que el rival manda a la presión no se les multiplica el trabajo y, además, eliminan a un contrario de la sala de máquinas. La clave del movimiento es abrir a los centrales para separar las marcas, pero el sábado, en muchos momentos, el posicionamiento de Busquets, Piqué y Bartra fue redundante.

Si meter al mediocentro atrás no sirve para cambiar la estructura de la salida, podría tener sentido dependiendo de las características del pivote para hacerle intervenir antes en la jugada. El mediocentro no sería la herramienta sino el motivo. Un jugador especialmente dotado en el envío largo o la conducción que desencallara la situación en salida. No es el caso. El movimiento de Busquets entre centrales, es más una cuestión de piezas que de nombres. Visto así, y mientras Piqué deba continuar como central izquierdo, podría plantearse la alternativa de que cuando Sergio retrase, no ocupe una posición entre centrales, sino a la izquierda de ellos, y sea Gerard quien quede en el centro de esa salida a tres.

Existe aún una tercera vía por la cual puede resultar efectivo el movimiento. Cuando las dimensiones son reducidas y se acumulan los jugadores en la zona ancha, con el acercamiento del mediocentro atrás se vacía la base de la jugada y se genera un espacio mayor para la recepción de los interiores. Se saca a un hombre de la zona y, además, aumentan las distancias entre las dos primeras líneas de presión del rival. No obstante, el sábado el Barça presentaba a los dos interiores más mediapuntas de que dispone, y además ninguno de los dos demostró demasiadas ganas de aparecer en la base.

Y en estas que se lesionó Messi, entro Xavi y Cesc pasó a jugar arriba. El Barça mantenía el sistema, pero ahora sí encontraba ese interior que aprovechara el espacio vaciado por Busquets. Incluso a veces fue el de Terrassa el que se juntó con los centrales. Una vez encontrada la salida fácil y desbaratado el planteamiento defensivo que había ideado Francisco, en el segundo tiempo el Barça jugó a placer y con marcador a favor, apoyado en un Xavi que se lo va a poner muy difícil a Martino para sentarle.

Comments:3
  • Iniesta10 30 septiembre, 2013

    Me preocupa bastante lo que está pasando. Desde el partido contra el Ajax, Cesc parece que ha perdido confianza, e Iniesta continua progresando adecuadamente pero todavía lejos de lo que puede dar de sí.

    Yo lo que estoy viendo es que Xavi es un muy buen recurso cuando entra una hora después del inicio del partido, cuando el rival ya está cansado y el ritmo decrece y Xavi impera. Pero yo solo es eso, un recurso, y no creo que llegue para los partidos grandes.

    El problema es que Cesc e Iniesta son dieces, no les gusta bajar a la base, no les gusta asumir el mando de la creación, y tampoco parece que pueda hacer esto Busquets, ya que si pudiera hacerlo, jugando en la posición de 4 lo podría hacer y entonces el Barça ya no necesitaría un Xavi, sino dos interiores llegadores, al más puro estilo LuisEnrique-Cocú.

    Da la impresión de que el Barça no está pensando en sustituir a Xavi, porque no se fija en jugadores que puedan ser diferenciales en la base, solo se fija en dieces.

    Yo creo que el Barça debería ir de cabeza a por Óliver Torres, pagar su clausula de rescisión, que creo que son 23 millones, y empezar a hacerlo jugar con Iniesta, Cesc y/o Sergi Roberto.

    Pienso que a largo plazo el problema puede tener solución con Oliver Torres y con Sergi Samper, pero ahora mismo no hay ningún jugador que asuma con naturalidad la base de la jugada.

    No es fácil relevar a Xavi, ha sido un jugador enorme, y todavía puede ser muy útil al equipo, pero ya como un recurso entrando cuando el rival ya empieza a bajar el nivel. Entonces Xavi aún puede hacerse el amo del balón y desfondar aún más al rival, … pero al principio del partido ya no tiene ninguna posibilidad de imponerse más que en los partidos contra rivales de muy poca entidad.

    La sensación que a mi me queda es que la Secretaría Técnica del Barça no está haciendo los deberes de forma adecuada. No se ha fichado un central, y parece que en el centro del campo nadie puede asumir el rol de Xavi, nadie puede desbancarlo porque ninguno de los que podría (Cesc e Iniesta son dieces, y a 2Santos le falta nivel)asume con naturalidad la base de la jugada.

    En estos momentos no tengo una opinión muy coherente respecto del trabajo de Zubizarreta y su equipo. Por un lado veo grandes aciertos con los fichajes de Secretaría Técnica (Adriano y Mascherano, no tanto con Cesc y Alexis, bien con Alba y fatal con Song (debieron ver poco sobre él), y sin embargo me han parecido muy acertadas todas sus decisiones en relación a los entrenadores, tanto por la oportunidad de Tito, como por la llegada del Tata cuando era ya dificil fichar un gran entrenador.

    Para mi Zubi ha tenido casos brillantes (suplir a Guardiola con Tito, y suplir a Tito con el Tata), y ha tenido altibajos en los fichajes, pero es que últimamente va a la deriva, no se puede entender el fichaje de Song para que ayude a los centrales y mucho menos que se haya pasado todo un verano esperando a Thiago Silva y despues su única alternativa era ponerse en manos de Mou por querer fichar a David Luiz.

    Lo dicho no tengo en estos momentos una posición demasiado coherente sobre Zubi, pero en general creo que no está sabiendo ver que los centrocampistas de que disponemos ninguno tiene un perfil de jugador para hacerse con la base de la jugada excepto Xavi, que ya solo es un recurso ideal para salir a jugar los últimos minutos de partido.

    Reply
  • Milo 30 septiembre, 2013

    Yo creo que lo que ha pasado es que se han dormido en los laureles pensando en que tanto Iniesta como Xavi iban a tener un rendimiento al 100 por 100 todo el tiempo y que los años no iban a pasar por ellos. Ahora bien, al Barça como con el central (por no hacer los deberes a tiempo) le tocara «inventarse» un nuevo plan que puede salir mal (como Song).
    La opción de Oliver me parece muy acertada. La verdad es que el chico podría encajar bien en el lugar de Xavi, pero no se que tan fácil vaya a ser ficharlo, a demás de ser un golpe moral muy fuerte para Sergi Roberto (a menos que a éste se le vea como substituto natural de Iniesta) pero es muy interesante.
    Otra opción, aunque con mucha más verticalidad pero también con un control exquisito del balón para salir jugando podría ser Coutinho del Liverpool. Mientras tanto se puede implementar bajar a Iniesta a la base con Busquets para una salida limpia y trabajar con Messi y Cesc o Neymar arriba con el cuadrado ese visto con Tito.

    Reply
    • Iniesta10 30 septiembre, 2013

      Yo es que veo que Cesc es muy intermitente, no es regular, e Iniesta igual. Además son dieces ambos.

      A Sergi Roberto lo veo un box to box, un jugador en cierta manera parecido a Cesc, pero lo veo más centrocampista, no tan obsesionado en jugar arriba, aunque también sube.

      Creo que 2Santos debe salir, y el recambio para Xavi debe ser Óliver Torres. Vale dinero, pero tiene calidad.

      De cara a la próxima temporada, creo que con Óliver, Roberto, Iniesta, y Cesc, estarían cubiertos todos los perfiles del centro del campo. Solo faltarían los mediocentros, cuyo titular es Busquets, y cuyo suplente de futuro deberá ser Sergi Samper por delante de Song.

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: