El área de Thomas Müller

El área de Thomas Müller

Extraño futbolista este Thomas Müller. Seguramente más segunda punta que otra cosa, en el Bayern Múnich y la selección Alemana juega entre el extremo derecho, la mediapunta y el 9, aunque Van Gaal y su ojo clínico lo hicieran debutar como interior. Medias bajadas y cuerpo enclenque nos transportan a un fútbol de otra época, y aún así, Thomas es el rey del ahora. El líder y máximo estandarte de la selección alemana que esta noche se disputará el Mundial de Brasil ante Argentina, después de arrollar a los anfitriones. En su último número antes de las semifinales, France Football, en su especial sobre la Copa del Mundo, se detenía en los cuatro líderes de los semifinalistas: David Luiz (toda vez Neymar y Thiago Silva no iban a poder participar ante el combinado de Joachim Löw), Arjen Robben, Leo Messi y el protagonista de esta entrada. En el apartado dedicado a Müller, bajo el encabezado «El detector de espacios», el semanario destacaba que el dorsal 13 de Alemania, en lo que llevábamos de Mundial, había estado implicado en el 60% de los goles de su selección. Ni se imaginaría Patrick Urbini (el periodista que firma el reportaje) que el mismo día que France Football se ponía a la venta en Francia, el bueno de Thomas aniquilaría a la pentacampeona del mundo comandando la goleada germana con gol abrelatas y asistencia incluidos.

Los números del alemán asustan, y si miramos los que se circunscriben únicamente a las grandes citas, asustan el doble. Es una máquina de producir y además, una máquina de las puntuales. Está en todas las noches que se señalan en el calendario de la temporada. Un balón suelto, un descuido, un error, un palmo libre dentro del área…nadie los castiga como el delantero del Bayern. Se mueve que es una delicia y lo lee todo bien. Lo lógico sería pensar en defenderlo con la defensa arriba, pero la zaga argentina no parece llegar preparada, no está para eso ni tiene a los hombres, y su planteamiento más aconsejable ante Alemania apunta a que será el de esperar atrás y castigar a la contra con espacios. Argentina defenderá cerca de Romero, con Mascherano y Biglia por delante de Demichelis y Garay, llevando a los laterales hacia dentro confiando en que el nuevo héroe Romero mande en los centros desde el costado. Recuperación y salida ante un combinado de Löw que no es débil en transición defensiva pero sí vulnerable. Todo eso implicaría, eso sí, que Thomas Müller tendría área, y eso, tratándose de una final, es arriesgarse a mucho. Argentina llega a la Final sin encajar un gol en las eliminatorias, pero en frente habrá un alemán que necesita tan poco para encontrarlo…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: