Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Un acontecimiento llamado Leo Messi

Un acontecimiento llamado Leo Messi

MessiAunque el Barça lleve tiempo haciendo esfuerzos para disimularlo, Leo Messi está muy bien. En uno de los mejores momentos tanto físicos como de inspiración de los últimos años. Fino, ágil, rápido, acertado. Lo que ocurre es que lo que tiene a su alrededor no es lo mismo que tuvo antaño, y no sólo le potencia menos de lo que debería hacerlo sino que demasiado a menudo le obliga a multiplicar sus funciones dentro del colectivo. Con Piqué y Xavi asentados en el once de gala, la salida y la base están mejor resueltas, pero todo lo que sucede por delante de eso necesita de Leo Messi.

Sabiendo esto, el Espanyol saltó al Camp Nou con la idea clara de defender su área y salir rápido a la contra, una propuesta que se radicalizó a partir del gol de Sergio García que sirvió para adelantar a los blanquiazules. El once de los periquitos tenía dos novedades respecto a lo que viene presentando: la primera, nominal, era la salida del once de Colotto para dar prioridad a la velocidad y capacidad para anticipar de la pareja Álvaro-Bailly, y la segunda consistió en el intercambio de posiciones entre Víctor Sánchez y Salva Sevilla. El catalán, habitual aliado de Cañas por el centro, jugó abierto a banda izquierda en una decisión que parecía enfocarse a la defensa sobre Leo Messi y terminó emparejándole con Alves, mientras Salva ocupaba su puesto como pivote izquierdo. Esta última podía parecer una medida ofensiva que buscara sumar calidad en el momento de lanzar la contra, pero ni al Espanyol le hizo falta para filtrarse por la baratísima zona de Busquets, ni cuando lo hacia tenía como estación intermedia el pie del almeriense. Tras cada recuperación, los visitantes encontraron la pista despejada para cruzar el campo hasta toparse con una pareja de centrales culé que no tuvo su mejor tarde. Así pues, la posición del ex del Betis terminó siendo una laguna defensiva en la que se hizo fuerte Leo Messi una vez abandonó del todo su posición de partida en la derecha.

Ante un rival que alineaba prácticamente a seis hombres en su última línea, un Xavi jugando como interior izquierdo en el lado débil del ataque y sin rol de director, y un Rakitic con batuta pero sin partitura, fue Leo quien movió los hilos de la ofensiva azulgrana. Sacó a relucir su precisión y visión en el envío para habilitar a los 6 hombres que ya entonces esperaban por delante, encontró poco retorno más allá de un Neymar al que la banda izquierda aleja demasiado del 10 pero que se bastó para crear fútbol a su lado durante tres cuartos de partido, y terminó por inventarse el gol del empate donde no lo había cuando el partido ya bordeaba el entreacto.

Tardó poco en la reanudación en firmar su segundo de la noche, aunque en el ataque culé se encontrara demasiado sólo con Neymar peleando en el costado y el Suárez más impreciso desde que está en Barcelona. Al uruguayo lo sustituyó Pedro como hace una semana y su concurso fue positivo. Anotó un gol, dio otro y reclamó parte del crédito perdido. Tácticamente, el canario se situó abierto en banda derecha, lo que permitió acercar a Neymar al carril central compensando por fuera con Jordi Alba, pero para entonces al brasileño ya le quedaba poca gasolina después de una tarde de movimientos largos empezando desde la orilla. Iniesta, en estas, ya estaba sobre el campo, un movimiento que mandó a Xavi al interior derecho y que sujetó a Alves menos que otras veces cuando ha coincidido este año en su sector con el de Terrassa, una incontinencia motivada probablemente por el marcador y por lo poco que amenazaba el Espanyol su carril. Ni Víctor Sánchez ni Salva Sevilla tienen la velocidad que sí tuvo Lucas en la derecha para llegar arriba en ventaja saliendo desde tan atrás, y Sergio García estaba más enfocado a un dos para dos con los centrales del Barça que Busquets primero y Mascherano después trataron de apuntalar.

Ni la entrada de Héctor Moreno, Abraham o del revulsivo Stuani alteraron ya un partido convertido en fiesta para Messi, y que Leo sellaría con su tercer gol de la tarde. Una nueva exhibición del astro argentino en  un equipo que todavía no es tal cosa y que sigue dándole muy poco. Una nueva demostración de que Messi es un acontecimiento histórico en si mismo, y el tiempo que pasa entre dos acciones suyas, el interminable vacío que separa el primer beso del segundo. Por suerte vuelve el miércoles, con el Camp Nou vestido de Champions.

Artículos relacionados: 

Comments:1
  • futbolfan 8 diciembre, 2014

    Vamos creo que algunos cometen pecados de juventud y otros que no perdemos nunca los pecados de juventud.Messi es inefable, magnífico,genial, centro del Barsa hoy y otros días donde no brille de la misma forma.Eso aclarado.El problema no es y no lo ha sido nunca repito nunca,Messi.Ahora: HAY QUE ESTABILIZAR EL JUEGO DEL EQUIPO ya, eso sí es importante.Hay una ola de levantar a Neymar y colocarlo allí en la cresta de la ola o sí o sí también; el Barcelona junto a Pep hace unos años, no existe más, con jugadores con mas años, nuevo entrenador,etc.,debo dejar aquí clarito que en mi forma de ver las cosas, en los primeros 20m repito para mí, el que mayor confusión y desajuste creó en la zona de ataque fué Neymar. Neymar está lejos de ser jugador Barcelona. Se le ha mimado tanto en su país y el mercado, el mercado está en pleno en ponerlo en primera fila para comercializarlo y ganar con él mucho dinero. Yo declaro que esperaba mucho de Neymar y espero pero la realidad es que a pesar de sus talentos que los tiene y de importancia, soy de la opinion que elEntrenador Luis Enrique,debería resolver pausar el juego de Neymar, no ponerlo de estable. Yo creo que sin él el partido con el Español se hubiese dado de otra manera distinta y el desconcierto vivido no hubiera sido lo mismo. Barcelona sería reconocible como equipo.Messi empezó la 2a parte lanzando pases al vacío para Neymar.Muy bien Neymar iba a todos los envíos y exigía a la defensa perica. Con esta maniobra se tranquilizó a Neymar y el Barcelona pasó a encontrarse, a reconocerse otra vez. Se jugó mejor.Messi, Suárez si, más viejos cracks, más nuevos si queremos estabilizar al equipo, evitar el desorden y la confusión permanente. Neymar de a poco y como suplente sus chispazos y brillos debemos gestionar.para empezar suplente en el partido con el PSG. Mis respetos a web EUMD. Es un placer entrar aquí a leer de futbol, razonar y aprender.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.