Víctor Sánchez

Quique Sánchez Flores había prometido sorpresa. Después de disputar tres encuentros contra el FC Barcelona desde que entrena al Espanyol, y de haberlos saldado con tres derrotas y un cómputo general desfavorable de 12 goles a 1, la eliminatoria de Copa la

Aunque el Barça lleve tiempo haciendo esfuerzos para disimularlo, Leo Messi está muy bien. En uno de los mejores momentos tanto físicos como de inspiración de los últimos años. Fino, ágil, rápido, acertado. Lo que ocurre es que lo que

Botía

botia Titular en el Sporting de Gijón hasta que fue reclamado por la selección sub-20, parece que Preciado le reserva un papel importante en el equipo. Formando de central diestro y ejerciendo de libero, es la referencia del equipo a la hora de organizar la línea y una solución a las pérdidas de posición del otro central, Gregory, gracias a su acierto en las coberturas. Además, su ubicación sobre el perfil diestro potencia su capacidad para sacar el balón, lo que favorece la propuesta futbolística de su técnico. No obstante, su función en la elaboración se limita a la de acompañar la jugada sin asumir ningún riesgo con el balón en los pies. Si bien esto permite evitar las perdidas en zonas comprometidas, limita su incidencia en el juego del equipo. Por su parte, en la selección, donde ha sido titular en el centro de la zaga junto al zaragocista Laguardia, el seleccionador Luis Milla lo ha relegado a un papel muy secundario, encorsetándole en la posición de central zurdo. En lugar de potenciar sus cualidades -como sucede en el Sporting- esta demarcación dificulta su juego natural, dejándole como actor de reparto en lugar de protagonista. Valoración de la cesión: El contexto para el crecimiento de Botía es favorable. Cuenta con un técnico que parece confiar en él y un equipo con una propuesta acorde a sus características futbolísticas. Algo tímido hasta el momento, con el paso de las semanas deberá aumentar su trascendencia en el juego.