Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Lucas Digne y los demás

Roma's defender from France Lucas Digne reacts during the UEFA Champions League football match AS Roma vs Bayer Leverkusen on November 4, 2015 at the Olympic stadium in Rome. / AFP / FILIPPO MONTEFORTE (Photo credit should read FILIPPO MONTEFORTE/AFP/Getty Images)

Lucas Digne y los demás

El Barça 2015-16 tuvo un problema en el lateral izquierdo. Ni mucho menos en el titular, donde Jordi Alba no sólo no falló sino que llevó su juego y su rendimiento un paso más allá, pero sí en la figura de su reserva. Un año antes, Adriano Correia había sido alternativa en ambas bandas, con alguna dificultad en cuanto al encaje táctico y un rendimiento aceptable hasta casi el último tramo de la competición, pero desde el inicio del curso pasado su desplome resultó innegable. Hasta el punto que desde muy pronto, y aprovechando el buen arranque de temporada de Vermaelen, cuando el partido revestía un mínimo de dificultad, Luis Enrique le asignó a Mathieu el papel de segunda opción en el lateral izquierdo. Sucede que la prueba con el francés no satisfizo plenamente. Aunque antaño se tratara de un lateral de mucho recorrido que en el Valencia de Unai Emery llegó a convivir en el carril zurdo con Jordi Alba, su evolución física, sus años en la posición de central y sus años a secas, le habían restado adecuación en la demarcación de lateral. Hacia el final de temporada y con Jérémy lesionado, incluso vimos como Sergi Roberto pasaba por delante de Adriano como opción en la izquierda.

Por mucho que pueda estirarse al comodín, reforzar la posición con un segundo lateral era un objetivo claro del verano barcelonista. El elegido, finalmente, ha sido Lucas Digne, en una decisión de entrada más ambiciosa de lo que se podía esperar y que pone de relieve la importancia que se ha dado desde la secretaría técnica al hecho de tener bien doblada la posición. En el actual ciclo azulgrana, el lateral izquierdo no es una pieza cualquiera. Está estrechamente vinculada a tres de los principales nombres del equipo. En su banda comparte carril con Neymar Jr, y el encaje entre los dos es importante ya que no resulta el brasileño un futbolista encapsulado ni un extremo al uso. Es uno de los hombres a potenciar y de los que aprovecharse con tal de que su desbordante talento beneficie al potencial competitivo del conjunto culé. Concretamente, Neymar de su lateral espera tres cosas: que sea capaz de hacerle llegar el balón cuando el Barça busca la salida por fuera, que en ataque se reparta con él la posición más escorada dándole la libertad para acudir al centro y que compense sus acercamientos al mediocampo ofreciendo ruptura al espacio.

Lucas Digne jugando de lateral izquierdo en la Roma. En la otra orilla del campo, el habitual esquema barcelonista sitúa a Lionel Messi, que desde hace algunas temporadas ha encontrado en su envío diagonal la forma de activar cualquier rincón del terreno de juego. En esta acción, que fue fundacional del Barça del segundo triplete, encuentran los azulgranas altura en el juego, cambio de orientación, profundidad, un camino abierto al gol y hasta una ayuda para su transición defensiva. Siendo el pie de Leo infinito, lo más que necesita el argentino para sacar a relucir su swing son receptores del pase al otro lado del campo. Por último, en tercer lugar, la pasada fue la temporada del resurgir de Andrés Iniesta, transfigurado en una versión más jerarca de sí mismo que dio nuevas posibilidades al juego y un nuevo aire a sus allegados. De su mano, la figura del lateral izquierdo ganó peso y mesura con la pelota, implicación a la hora de ir sumando toques a la construcción del juego desde atrás y un comportamiento posicional distinto como consecuencia de la nueva ascendencia y función del interior de su lado.

Tomando cada una de estas relaciones que establece el lateral izquierdo en el funcionamiento del Barça, y superponiéndolas con las características que tiene el juego de Lucas Digne, el futbolista francés, por perfil, cumple con los requisitos. Se trata de un lateral de marcadísima vocación ofensiva, veloz y profundo, que es capaz de jugar tanto en línea con el balón como por delante del mismo, fijarse abierto a la cal ensanchando el ataque o amenazar con un desmarque de ruptura al espacio. Potente aunque ligero, rápido y vertical, en el carril zurdo será otro potencial corredor para los pases diagonales de Messi, si bien no con la punzante agresividad que en su misma posición tienen los movimientos de Jordi Alba. El catalán es fuego, y Digne varios grados más frío. Su carácter eminentemente de banda y su propensión al ataque le permiten alcanzar, por fuera, la altura del campo que sobre el papel correspondería al extremo, posibilitando con su desdoblamiento el dos contra uno o habilitando a su compañero -en este caso bien a Neymar, bien a Denis Suárez o bien a Arda Turan- para aparecer en zonas más centradas del ataque. En este sentido, con el balón en los pies y enfocado a los metros finales, Digne seguramente posea algún punto más de calma y decisión que Jordi Alba, aunque el catalán haya experimentado un salto muy evidente en esta faceta a lo largo de los últimos meses.

Secuencia Lucas Digne. Salida y desdoblamiento.

– Conexión de Lucas Digne con el delantero de banda y posterior permuta.-

A Lucas no le quema el cuero en las botas, en parte porque sabe cómo mantenerlo lejos del robo rival y su juego encuentra en esa virtud la tranquilidad a la hora de elegir la mejor acción ofensiva. Tiene capacidad para combinar por fuera, buscar el apoyo hacia un compañero interior o aclarar el último gesto con un interesante repertorio de centros, toques y desmarques. Para el extremo izquierdo es, al mismo tiempo, complemento y aliado. Resulta, también, un lateral participativo en el circuito de salida de sus equipos -no en vano viene de ser dirigido por Laurent Blanc y Luciano Spalletti-, ya sea de forma directa gestionando desde la banda los primeros pases en línea con los centrales, o indirectamente sumando sin balón a partir de su posicionamiento. Aquí, si el inicio de la jugada queda bajo el control de los centrales, es habitual verle ganar metros con tal de llevarse jugadores contrarios o de abrir una escapatoria en forma de línea de pase a la espalda de la presión. Se trata de una pauta que libera una cantidad de metros a la izquierda del mediocentro de la que pueden sacar mucho provecho interiores con peso en la base de la jugada que se acerquen a recibir el envío directamente de la zaga, como ha sido Miralem Pjanic en Roma o como es Andrés Iniesta en Barcelona. 

A la izquierda Digne en ruptura, a la derecha liberando el espacio para la bajada del interior.

– A la izquierda Digne en ruptura, a la derecha liberando el espacio para la bajada del interior.-

 

Si en ataque encaja con lo que puede ser el contexto que le rodeará, algo similar ocurre con una faceta defensiva en la que el jugador se ha mostrado más flojo. Va bien al corte, es fuerte y, para ser un lateral, cumple por arriba, pero le cuesta cerrar su banda si no puede defender hacia adelante. En el Barça se le pedirá más presión que repliegue, y el vistoso lunar que supone su distendido retorno, estará mejor cubierto en su sector. Del mismo modo que en París y Roma su espalda disfrutó de la cobertura de David Luiz y Rüdiger, en Barcelona el encargo recaerá en dos especialistas en la materia como Mascherano y Samuel Umtiti, centrales con piernas, recorrido horizontal y que, a diferencia de Piqué, la estructura de contención culé puede permitirse tener caídos a una banda. En todo caso, mejorar su seguridad atrás será uno de los claros objetivos que debe pretenderse de Lucas Digne en Barcelona. El principal, sin embargo, consistirá en sacar del francés todo lo que apuntó tener cuando se dio a conocer en Lille, y que ni en el PSG ni en la Roma ha logrado mostrar con la continuidad deseada. Para un jugador de sus posibilidades, cumplir no debería ser suficiente. El lateral izquierdo en el Barça no es una demarcación cualquiera, y Lucas Digne no debería ser un lateral izquierdo más.

 

Artículos relacionados:

 

– Foto: Filippo Monteforte/AFP/Getty Images

Comments:3
  • Roque 12 agosto, 2016

    La temporada de Alba pareció bastante buena, por lo que me sorprendió bastante su fichaje, creo que de todos los fichajes es el que esta mas cerca de ganarle el titular a su competidor puesto que Andre necesita mas encaje al juego del Barça y terminar de definirse como jugador, Luca en cambio parece idoneo para lo que se pide en el lateral, todavia tiene por pulir muchas cosas pero asi de entrada parece un fichaje acertado, es joven y si rinde bien pero no logra ganarse el titular siempre lo puedes vender a buen precio, me parece mas acertado fichar uno asi que un perfil bajo que ni compite por el titular ni llega por nivel al de los grandes partidos y que casi siempre termina siendo vendido a coste cero.

    Reply
    • Luis Glez. 12 agosto, 2016

      Completamente de acuerdo con tu comentario. Me sorprendió su fichaje a priori, y como se apunta en la entrada, parace que se han tomado en serio esta posición de cara a la competencia interna con Jordi Alba; que en principio sí que parte como teórico titular, sin embargo, si se despistara o bajase el nivel por alguna razón o incluso por lesión, veo que si Digne aprovecha bien esa hipotética oportunidad puede hacerse con el puesto, aunque esto claro, y más a estas alturas, es mucho decir.

      Reply
  • Morén 12 agosto, 2016

    @Roque y @Luis Glez.

    Como vosotros, yo también esperaba un refuerzo de más bajo perfil en el lateral después del paso al frente que dio Jordi Alba la pasada temporada. Dicho esto, tanto el coste como esa expectativa de real competencia de Digne de momento tengan más que ver con el potencial del futbolista que con lo ofrecido. Lucas lleva dentro un lateral de categoría muy alta que, como decís, puede castigar cualquier descuido de Jordi y, ahí, estar cerca del titular de su puesto. Aunque eso es el potencial. Las últimas temporadas de Digne están lejos de alcanzarlo, están lejos de él mismo. Lo comenté cuando se hizo oficial el fichaje: demasiado a menudo el francés «sólo» cumple. Para mí es la ecuación a despejar tanto por el jugador como por Luis Enrique. En la medida en que Digne se acerque al Digne que prometió ser, va a encontrar el Barça una alternativa real en el lateral.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.