Sergi Samper y Lucas Alcaraz

Barcelona's Spanish midfielder Sergi Samper is interviewed following a team training session at St George's Park near Burton-on-Trent, central England, on July 28, 2016.

Sergi Samper y Lucas Alcaraz

Uno de los efectos cuando se cede a un jugador, es que el club propietario asume lo incontrolable del devenir en el destino al que encomienda a su futbolista. Que las condiciones presentes en el momento de la elección pueden verse modificadas, sin que las derivadas del cambio estén en las propias manos, pasando aquello que propició la decisión a situarse entre paréntesis. Así le ha sucedido al Barça con sus dos principales préstamos, los de Munir y Sergi Samper, que apenas transcurridas unas pocas semanas desde su llegada a un nuevo club, vieron como sendos relevos en los banquillos les cambiaban el técnico encargado de conducir sus siguientes pasos. En el caso del catalán, además, la modificación fue profunda, pues quien asumió su tutela -Paco Jémez- y quien lo dirige ahora -Lucas Alcaraz- representan dos ideas de juego prácticamente contrapuestas. Lo que se preveía como un panorama desalentador, sin embargo, en las últimas dos semanas ha dejado alguna nota para el optimismo. Primero con una recuperada titularidad ante el Celta, como píldora creativa incrustada en una estructura de músculo defensivo y despliegue físico, y la jornada pasada con la adopción por parte del Granada de una disposición y plan de juego mucho más afín a las características y virtudes del joven jugador.

Los 52 pases de Sergi Samper ante el Sevilla.

Mapa de los 52 pases de Sergi Samper ante el Sevilla. (vía whoscored.com)

Tras jornadas de defensa de cinco, el pasado sábado ante el Sevilla el equipo tomó forma a partir de un 1-4-3-3 que Samper se conoce al dedillo. Desde la estratégica posición central de mediocentro, con tres referencias claras en ataque como Boga, Kravets y Mehdi Carcela-González dispuestas a lo ancho del campo con las que conectar desde el envío largo, y abrigado por la infatigable capacidad física de un Uche Agbo liberado como interior, Samper se sintió cómodo y su fútbol se relacionó de forma más clara con lo que propuso el conjunto nazarí a su alrededor. Si hasta la fecha el canterano había promediado en Liga casi 29 pases por partido, ante los de Sampaoli la cifra ascendió hasta los 52. Protagonista en la salida, presente punto de apoyo y recurrente conector, agradeció un ecosistema futbolístico más parecido al que conoce que el de las anteriores semanas. Su equipo también.

Artículos relacionados: 

 

– Foto: Oli Scarff/AFP/Getty Images

Comments:5
  • Javier 8 diciembre, 2016

    Que le falta a Sergi para ser un jugador importante en el Barcelona, fisico quizas?

    Reply
  • Erik Dueñas 8 diciembre, 2016

    El otro día contra el Sevilla me parecio que hizo un partidazo, perfecto en el juego de posición, magistral iniciando la jugada e incluso muy bueno cortando diversas acciones de los de Sampaoli, uno de sus puntos flacos como 4. El problema que le veo no es suyo, sino del propio Barça. Espero equivocarme, pero con el fichaje de André, y leyendo que siguen la pista de diversos pivotes, como N’zonzi o Weigl (que la prensa ya sabemos como es), no logro ver su sitio en el Barcelona, y eso puede llevar a que se estanque un grandisimo proyecto, con muchisimo potencial.
    Ahora bien, suponiendo que siga con su proyección y vuelva y le den minutos como suplente de Busquets, ¿crees que Denis o Rafinha podrían ser buenos acompañantes en la medular de Samper? Necesita ayuda defensiva, y ni Denis ni Rafinha tienen ni el físico ni el nivel defensivo de Rakitic o el mismo André como para ser una buena pareja en la zona central (dando por contado que Iniesta es indiscutible). En ese aspecto André si que puede haber sido un fichaje útil para el mismo Sergi.

    Reply
  • Morén 8 diciembre, 2016

    @Javier

    Más que físico (que es el que es y grandes cambios no creo que vaya a tener) yo pienso que el paso a dar por Sergi, el que marcará el rumbo que tome su carrera, es ser capaz de imponer su juego. No hay duda de que es un caso especial de un jugador muy vinculado a una determinada forma de jugar, no sólo como forma para resaltar sus virtudes sino también para ocultar sus defectos. Un futbolista que debe autolegitimarse desde su juego. Por eso me parece que la clave de su éxito estará en lo capaz que sea de hacer jugar a sus equipos «al juego de Sergi Samper» o que demuestre un nivel suficiente como para que sus entrenadores no duden en hacer jugar al equipo así.

    @Erik Dueñas

    ¿Seguro que necesita ayuda defensiva? Es decir, está claro que Sergi no es un buen defensor o, mejor dicho, que defienda bien sin la pelota, pero precisamente en el Barça ya hemos visto cómo defender puede ser más cosas y cómo juntando a Xavi con Busquets en lugar de con Touré Yaya un equipo puede defender mejor. O el papel defensivo que ha desempeñado el juego de ataque de Messi durante la última década. Al final, lo que haces con balón define lo que tienes que hacer sin él, sobre todo en equipos que vayan a pasar la mayor parte del tiempo con la pelota. La defensa siempre partirá de una situación creada desde el ataque. Por eso para mí la clave es hasta qué punto va a ser capaz de influir Samper con la pelota, hasta qué punto va a hacer pesar sus virtudes. Si lo hace mucho o se desenvuelve en un equipo que tenga mucho que ver con ellas, seguramente para él defender signifique otras cosas ante las que puede responder mucho mejor.

    Reply
  • Javier 8 diciembre, 2016

    Ya pero entonces tendria q ser el cerebro de algun equipo como el de Pep en el Barça, el dream team o Pep entrenador.

    Pero por ejemplo ahora que ha faltado Iniesta, no hubiese podido Samper ser util desde el MC para organizar y ordenar mas? o es que LE no contemplaba que eso fuera necessario, en resumen, de faltar Iniesta crees que Samper es un buen sustituto de cara a lo que necessita el equipo de un organizador aunque Samper sea desde el mediocentro?

    Reply
    • Morén 9 diciembre, 2016

      O de uno al que su juego haga jugar de una determinada forma. De todas formas, eso hablando de un contexto ideal que le permitiese liberar todo el fútbol que pueda tener el jugador. De forma más reducida y determinada, por ejemplo hace dos semanas jugó en un Granada de espíritu claramente defensivo ante el Celta, de mucho repliegue y salida a la contra, en ese caso más como lanzador arropado por tres centrales y un mediocampo muy físico que como el cerebro de un juego de ataque más posicional y protagonista con la pelota. No es el Samper entero pero sí una parte. Y en este sentido, en el caso que planteas y teniendo en cuenta el déficit de la plantilla del Barça en cuanto a centrocampistas gestores del juego, capaces de organizar y de tener peso por detrás del balón, aunque el actual Barça no es el que más le convenga, sí que una de sus partes podría haber encontrado acomodo ahí.

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: