Mané

Todavía hoy, un cuarto de siglo después, es recordado el sorprendente planteamiento que diseñó Cruyff para enfrentar a un Valencia que coronaba el búlgaro Lubo Penev. Interminable físicamente, valuarte aéreo y experto en el juego directo, la marca que le asignó Johan al nueve