Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Ney, Ronnie y el verano de la reconstrucción

Ney, Ronnie y el verano de la reconstrucción

En lo que se refiere a la planificación deportiva de un equipo de fútbol, uno de los dilemas recurrentes que se plantean es si el valor estratégico de un único jugador superior tiene una influencia positiva sobre su equipo mayor o menor que el de varios futbolistas menos importantes. Si compensa renunciar a un crack a cambio de contar con dos o tres piezas notables. Si 9+5 resulta ser más o menos que 7+7. A propósito de lo grandes equipos, tradicionalmente la duda siempre vence hacia el lado del futbolista más talentoso. Bien porque debido a la entidad del club el acompañamiento rara vez llega a ser tan modesto, porque su presumible capacidad económica permite que en ocasiones se pueda conjugar ambas opciones o bien porque en la igualdad de la máxima exigencia la calidad diferencial acostumbra a tener la última palabra, si no es a regañadientes resulta extraño que un equipo poderoso renuncie, de una forma u otra, a una de esas joyas que relucen por encima de las demás. Además de su aportación individual, son piezas cuyo impacto redefine el colectivo y el lugar que en él ocupan sus compañeros, posibilitando un encaje de éstos últimos que, en relación a su juego, maximice su rendimiento. Forman sistema, lo cual sirve de abrigo para el resto. El FC Barcelona no tiene que ir muy lejos para recordar cómo a través de Leo Messi, y del vínculo técnico o táctico que establecieron con el argentino, futbolistas como Jordi Alba o Ivan Rakitic accedieron a un salón al que seguramente les habría costado más pertenecer sin la invitación del diez.

A propósito de un mercado de fichajes, sin embargo, el precedente más elocuente al respecto en can Barça fue el verano de 2004. Entonces, con una plantilla por recomponer, pocas alegrías en la caja y Ronaldinho prácticamente como único valor irrefutable del club, el debate alrededor del verano culé enfrentó dos posiciones. Una abogaba por sacrificar la presencia del brasileño en el equipo a cambio de que, con un hipotético millonario traspaso, el club pudiera acometer la remodelación del equipo mediante una serie de fichajes que, si bien no alcanzaran el nivel de Ronnie, pudieran cubrir más puestos de los que el once barcelonista tenía que mejorar. La otra, la que finalmente reflejó la línea de actuación del club, priorizaba la figura del brasileño, entendiendo que a su alrededor e impulsados por la dinámica de su juego jugadores menos consolidados lucirían mejor, tal y como había ocurrido durante los últimos meses de competición en el curso de estreno de Frank Rijkaard en el banquillo del Barça. Aquel verano llegaron Samuel Eto’o y Deco al Camp Nou para convertirse en estrellas, y junto a ellos una pléyade de futbolistas que si bien no ostentaban cargo entre los mejores de su demarcación darían un gran rendimiento a bordo de la nave que tripulaba Ronaldinho. Su Barça, el de Rijkaard, Eto’o y Deco, pudo ser el mejor de Europa con -y gracias a- Belletti, Silvinho, Gio, Edmilson, Oleguer, Giuly o Henrik Larsson. Ronnie marcaba el techo, y anclaba en él el fútbol de sus acompañantes menos lujosos, no en vano ninguno de ellos resistiría la caída del brasileño. El crack, tantas veces catalogado como la guinda del pastel, quizá sea, en realidad, su base.

Dieciséis años después, probablemente éste vuelva a ser uno de los grandes debates sobre la estrategia del FC Barcelona en el mercado de fichajes, a propósito del también brasileño Neymar Jr. La estrella del PSG pasa por ser uno de los jugadores de mayor impacto del fútbol actual, una de esas piezas que lo cambia todo. Tanto los escenarios propios como los del rival. El crack que es capaz de hacer mejores cosas durante más tiempo a lo largo de noventa minutos. Con una continuidad en sus intervenciones que no alcanzan quienes le superan en edad, y un talento para llevarlas a cabo que no igualan los más jóvenes. Un Neymar diferente al que dejó Barcelona, más global y colectivo, vinculado a zonas más centradas y próximas al mediocampo, en línea con una evolución que ya apuntó como azulgrana y de la que se sirvieron el Barça y Leo Messi durante los últimos coletazos del proyecto de Luis Enrique en el Camp Nou. Entonces Neymar, poco a poco y casi sin que nos diéramos cuenta, pasó a ser causa en lugar de consecuencia. Redujo -que no eliminó- su impacto finalizador como corredor al espacio en busca de los pases diagonales de Messi, para incrementar su valor por detrás del 10 llevando el juego y el balón hacia él. Recibiendo más abajo, avanzando y sorteando rivales por banda para llevar el eje de la circulación a zonas próximas al argentino en la frontal del área. Sustituyendo el sacrificio centrocampista de Messi para acercar a Leo al gesto final.

El Neymar actual es aquel Neymar todavía más que el de entonces. Parte, recibe y amenaza desde la banda izquierda que él mismo dejó huérfana en el Barça, pero su campo de acción es mayor. Participa abajo, dando el relevo a los medios o incluso al lateral, e introduce el esférico en zona peligrosa a través del desborde, la conducción o el pase. Rompe y agita, con una lectura de lo que genera a su alrededor acorde con el momento de madurez futbolística que le corresponden a sus 28 años. Su físico es distinto, menos ligero y elástico que el de su juventud, pero perfecto para su nueva versión todavía profunda, veloz y agresiva, pero con más pausa y capacidad de dirección. Para el Barça de los últimos tiempos, necesitado de una nueva fórmula en su ataque, el brasileño sería mucho de lo que ha extrañado tanto el equipo como particularmente Leo Messi. Energía, ritmo, desborde, profundidad, juego entre líneas, actividad constante, iniciativa individual, perfección técnica, soluciones en banda… Con espacios o sin ellos, atacando a la contra o abriendo defensas cerradas, Neymar representa una nueva dimensión para el juego de un hipotético FC Barcelona 2020-21. No es la pieza concreta de banda izquierda, insistente y agresiva en la diagonal sin balón que tanto ha echado de menos el equipo desde su partida, pero sí un impacto individual superior capaz de reconfigurar las necesidades del colectivo o de potenciar las cualidades de un complemento que encaje en ellas. De convertir a Ludovic Giuly en el mejor extremo derecho para Ronaldinho.

Ocurre que aquel Ronaldinho era cuatro años más joven que este Neymar, y como, igual que en 2004, el próximo verano del Barça presumiblemente tendrá muchos frentes abiertos, la longevidad de la apuesta por el brasileño introducirá un nuevo elemento al dilema. ¿Puede el Barça renunciar al mejor Neymar?

– Foto: FRANCK FIFE/AFP via Getty Images

 

Comments:15
  • Josep 20 marzo, 2020

    Solo lo volveria a fichar mediante una cesion por 2 años y que a cambio el Psg se quedara con Griezmann, Suarez, Coutinho, Rakitic, Vidal y Umtiti. Tambien deberia incluir una opcion de compra por Mbappe.

    Lo que mas necesita el club es un reduccion de masa salarial y una perdida de poder(que no de calidad) de la plantilla.

    Reply
    • I 21 marzo, 2020

      jeje, eso es como decir que no quieres ficharlo, porque con esas condiciones, especialmente la última, el PSG seguro que no te lo vende. Para ellos Ney no es una carga, le quieren renovar.

      Por lo demás, completamente de acuerdo. Hace falta ya un proyecto nuevo, con menor masa salarial, con más juventud y menos poder de algunos jugadores, con hambre de títulos, y con mucho más ritmo.

      Reply
  • Alfonso Schick 20 marzo, 2020

    Yo no se si sera bueno o no. Solo se que lei a Guardiola que lo mas importante en un jugador era el regate y de eso Neymar tiene bastante y es algo que nos falta y mucho. Por ese lado seria un fichaje seguro. Por otro lado no nos podemos permitir una delantera Messi, Neymar Luis Suarez, donde los tres presionan menos que Rita la Cantaora. Eso nos deja un equipo muy descompesado. Solo le veria solucion si centramos a Neymar, ponemos un extremo izquiero profundo/delantero profundo por izquierda (Pienso en Werner) y jugar con defensa de tres, pero centrales rapidos que permitan jugar con la defensa en el centro del campo y asi acortar la distancia entre lineas. Pero no se yo si todo eso se puede tener en este proximo año.

    Reply
  • Agustín González Cordero 21 marzo, 2020

    El fichaje que Neymar va a seguir sonando este verano como sonó el año pasado y habrá que esperar que hay de realidad y que hay de ruido mediático. Por lo que dices en el artículo, creo que Neymar aunque no sea el jugador que se fue, es un jugador muy del gusto de Messi y por ello, creo que la Directiva quiere hacer ese esfuerzo pero por contra, el equipo no puede permitirse que el tridente de 2015 sea titular en 2020 y por ello, la presencia de Lautaro (el que más suena) u otro delantero que sustituya a Suarez es también muy importante.

    Para ello, si el barça quiere juntarlos de nuevo, necesita hacer buenas ventas y no recuerdo al barça vender bien a ninguno de sus jugadores ya que la ficha es muy alta y el resto de equipos no quieren a jugadores con esas fichas por lo que te encuentras que para poder tener menor plantilla tienes que ceder jugadores como se ha dado con Coutinho este año.

    @ Albert. Si no se consiguiese el fichaje de Neymar, no crees que con Setien, un jugador como Coutinho puede tener oportunidades en la banda izquierda con otro tipo de lateral que no sea Alba?

    Reply
  • Iniesta10 21 marzo, 2020

    1 – La respuesta a Josep es mia, sin darme cuenta no he puesto bien el seudónimo

    2 – Con respecto a Neymar, tengo puntos a favor y en contra, y no se si los puntos a favor suman más que los puntos en contra.

    2.1 – Si se mira desde la frialdad del análisis racional y futbolístico, que duda cabe que Neymar es un extraordinario jugador que subiría muchísimo el nivel de la actual plantilla. Probablemente hasta tal punto, que la lideraría. Pero es cierto, futbolísticamente Ney ha cambiado, ya no es el jugador de banda que entraba al espacio en recepción de los pases de Leo, sino que es un jugador mucho más centrado que tendría que jugar por detrás de los dos delanteros: Suárez/Lautaro/Werner y Messi/Griezmann/Dembelé. Que duda cabe que Ney encaja en el sistema mucho más que Griezmann, y que, además es un mejor futbolista, más completo.

    2.2 – Si se mira desde el punto de vista racional, analizando su entorno, te das cuenta de que no viene solo, viene con tres figuras más a cual más tóxica. (1) la figura del «O pay do craque», si, el padre del jugador, que no hace más que pedir dinero a la más mínima punta de rendimiento del jugador, y ya demostró que su prioridad es el dinero. (2) Su hermana Rafaella, que todos los años celebra su fiesta de cumpleaños a la que su hermano no puede faltar. (3) los «Toys» o grupo de amigos que tienen entretenido al crack.

    2.3 – Si se mira desde el punto de vista emocional, que duda cabe de que nunca segundas partes fueron buenas, y de que al menor problema contractual, porque surgirá, los reproches y el resentimiento aflorarán. Y el problema contractual surgirá porque en esta operación todos van a salir perdiendo: Neymar se tendrá que bajar el sueldo de manera considerable, va a tener que desistir de las demandas judiciales, y va a tener que ganarse a la afición sin pedir mucho más a cambio. Por otra parte el club va a tener que pagar una morterada por repescar a un jugador que se fue voluntariamente y de mala manera. Además Ney emcabezará el grupo de los capitanes, aumentando el empoderamiento de una parte del vestuario, y el enfrentamiento con la directiva, que no querrá perder el control después del esfuerzo económico realizado. Además la directiva tendrá que lidiar con la masa salarial, con la proximidad de las elecciones, y con la caída de los ingresos por el coronavirus. Lo que la dejará con muy poco margen de maniobra.

    2.4 – Si se mira desde el punto de vista temporal, en general la vida siempre va hacia adelante, nunca hacia atrás, y volver a Messi-Suárez-Neymar para mi ya no es tan atractivo, porque consolida en el vestuario una linea de poder que debe ser controlada y saneada. Los Piqué-Busquets-Messi deben empezar a dar un paso al lado y dejar afluir a los TerStegen-deJong.

    En definitiva, reconociendo que el Barça puede perder mucho renunciando al fichaje de Neymar, también entiendo que se ha de reducir su «elefantitis», debe ajustarse a la realidad económica que nos va a venir en pasar el coronavirus, debe ajustar la masa salarial, y con todas esas premisas, debe construir un equipo nuevo, joven, vigoroso, de calidad. Y debe ventilar el vestuario, expulsar la apatia y el jugar andando, eliminar vicios y malos hábitos. Si bien el barça puede perder mucho renunciando a Neymar, también se ha de reconocer que el club también ganaría mucho reconstruyendo un nuevo proyecto sin complejos, con una idea futbolística, la de Cruyff, con elegancia, dinamismo, y atrevimiento.

    El problema es que la cabeza del proyecto de esta directiva (Rossell-Bartomeu) era Neymar, y repescarlo ahora, en año electoral, no deja de ser una huida hacia adelante, después del fiasco de Neymar, que el club ya está pagando desde hace tres años. Sería preciso hacer tabla rasa, apertura de miras, proyecto nuevo, fichajes de calidad para De Jong, que es quien, en mi opinión, debe encabezar el nuevo proyecto eminentemente cruyffista.

    Reply
    • Agus 21 marzo, 2020

      Grandísima definición de los pros y los contras. No se va a negar que es un pedazo de jugador e incluso que puede ser actualmente el segundo mejor jugador en estos momentos pero como bien dices, pesan más los contras que los pros.

      Reply
  • Iniesta10 21 marzo, 2020

    Para no ser demasiado generalista me voy a mojar. Para mi debe tener continuidad Quique Setién, creo que es un entrenador adecuado para nuestro club, y se debe apostar por el sistema que el entrenador tiene pensado, esto es, un sistema 1-3-5-2, que puede ser, ofensivamente un 1-3-2-3-2, y defensivamente un 1-3-4-1-2 o 1-3-4-3

    Por tanto, lo primero que se tendría que fichar para que de Jong estubiera cómodo sería un centrocampista defensivo con mucho físico que lo complemente, un ejemplo podría ser Camavinga.

    Otra posición importante sería la de mediapunta por la izquierda, en la que a mi me gustaría mucho probar ahí Ferran Torres, del Valencia, aunque no cabe duda de que un fichaje factible, si se confirma que el City no podrá jugar la champions en las dos próximas temporadas podría ser Leroy Sané.

    También haría falta un delantero, que en mi opinión debería estar entre Lautaro, Werner, o Rashford,

    Por supuesto, yo promocionaria ya a Pedri y mantendría en el primer equipo a Anssu Fati, mantendría a Dembelé y Messi, pero no a Griezmann, porque entiendo que su fichaje fue un error, y tampoco tengo claro que deba seguir Suárez, porque entiendo que debe quedar claro que es un proyecto nuevo, con nuevos jugadores básicos.

    También repescaría a Todibo y ascendería a Araujo y Jorge Cuenca, ya que creo que también Umtití tiene que salir (demasiado salario para un jugador que ya no es inprescincible). De fichar algún central para completar los 6 centrales, podría ser Upamecano, pero solo si lo considera necesario el entrenador.

    De las bandas ya hablaré a medida que se vaya debatiendo en los dias sucesivos, porque entiendo que deben ser posiciones dobladas, pero en la que uno debe ser defensivo (un lateral) y otro ofensivo (un extremo). O en función de lo que quiera hacer Setién, una banda con laterales (la más defensiva) y otra con extremos (la más ofensiva).

    Reply
    • Josep 21 marzo, 2020

      Yo me la jugaria con Koeman, que trajera una limpia de vestuario, y trajera aires distintos, Setien ultimamente a dado signos de flaqueza cediendo demasiado ante los jugadores y repitiendo errores de Valverde.

      Sobre el esquema a emplear yo no veo el jugar con 3 centrales y 2 carrileros para el Barça, atacas y defiendes con un solo hombre por banda y si enfrente el rival tiene un solo punta pues tampoco son necesarios 3 centrales, el 4-3-3 sigue siendo para mi el sistema ideal con Messi en medio de 9 falso, en el centro-izquierda un delantero movil y profundo, y en la banda derecha un extremo a pie natural con desborde y capaz de llegar a linea de fondo o de salir por dentro si es necesario, el lateral izquierdo tendria mas proyeccion y daria cierta amplitud por banda y el derecho guardaria algo mas la posicion subiendo puntualmente para el 2×2.

      Reply
      • Iniesta10 21 marzo, 2020

        A Koeman lo veo complicado porque hasta que no juegue la eurocopa con su selección, no puede ni quiere venir. Tiene contrato en vigor y quiere respetarlo. Tampoco creo que venga Xavi, con esta directiva y faltando un año para elecciones, no vendrá, ya habría venido si hubiera querido.

        Para mi Quique Setién es un buen entrenador, que ha tenido que adaptarse a lo que tiene porque entre lesionados y que ha venido a mitad de temporada, no le ha quedado otra opción, pero creo que es un buen entrenador para la última temporada que le queda a esta directiva. Yo por ahí no veo el problema. No ha hecho tabla rasa, pero es que no podía. En cierta manera si ha querido cambiar cosas y conceptos, pero su verdadera oportunidad llegará este verano.

        En cuanto al sistema de juego, el que tu propones, un 4-3-3 asimétrico en los laterales, es bastante parecido al 3-5-2 que propongo yo, aunque si, hay diferencias.

    • Agus 21 marzo, 2020

      @ Ferrán Torres
      Es un jugador que ha explotado este año pero que tiene muy buena pinta y viendo los «chanchullos» que hay entre el Valencia y el Barça, no dudo que se pudiese hacer su fichaje. De hecho, creo que se podrían meter incluso algunos jugadores en el traspaso si se necesitase. Otra opción para esa posición podría ser Chiesa.

      @ MC

      Propones a Camavinga pero sería demasiado joven para esa posición y tampoco es un medio posicional sino más bien un buen interior. Creo que si siguiese Setién como parece, el interior que más posibilidades pueden fichar será Fabián.

      @ Bajas.

      El problema para poder acometer los 4 o 5 fichajes que necesita la plantilla salvo que haya más bajas inesperadas serán las bajas ya que los salarios son altísimos para la mayoría de los equipos. Jugadores como Rakitic, Vidal, Rafinha, Umtiti, Semedo, Griezmann, Dembele o Coutinho tienen un gran sueldo y seguramente a más de uno no podrás conseguir colocarlo y tendrá que ser parte de la plantilla.

      Reply
      • Iniesta10 21 marzo, 2020

        Fabian Ruíz es una buena opción, pero no como mediocentro, sino como interior con llegada. Esta temporada está jugando como mediocentro en el Nápones, y, sin desentonar, es donde menos está rindiendo.

  • Josep 21 marzo, 2020

    Si no puede ser Koeman, Ten Hag tambien podria ser una buena apuesta, ya conoce a Frenkie. Al final lo que falta es una mano fime que diga este, este y este fuera, ya sea un director tecnico nuevo o un nuevo entrenador. Y tiene que hacerlo aunque se arriesgue a que Messi se vaya, hay que convencer a Messi.

    Setien es demasiado humilde y bueno, le falta caracter para ser el jefe del vestuario, esta demasiado a los pies de los jugadores, no puedes llegar y decir que eres un admirador de Busquers o que Braitwaite es un fichajazo, ni dejar que se vayan Todibo, C. Perez y Aleña, de tanto que ensalzas a jugadores y club tu quedas muy por debajo, quedas como un mero criado, igual con los rondos con jugadores, el mister se tiene que hacer respetar, no ser uno mas, los jugadores no se toman en serio a un tipo asi.

    Reply
    • Iniesta10 21 marzo, 2020

      Josep, a mi Ten Hag para el Barça me encantaría. No se si es posible, pero me encantaría

      Reply
  • JF 28 marzo, 2020

    Foco en traer a Ney. Lautaro para cuando haga falta. Suárez sigue siendo el n1, y Griezman puede suplantarlo tranquilamente. Mess – Suarez – Neymar (+Griezmann, Ansu Fati y Braiwaithe) es todo lo que se necesita.
    El mediocampo tal cual está, o con Aleñá en lugar de Rakitic también es perfecto.
    Falta suplantar a Firpo por Alaba, que puede rotar de defensor zurdo suplente de Lenglet. Traemos un 4to central, diestro, y la plantilla es la mejor y más completa de Europa.
    Saludos

    Reply
  • Considerando a Neymar uno de los mejores del mundo, no creo que sea ventajosa su llegada. Desde el punto de vista económico impediría reforzarse en las posiciones donde más se necesita, y desde el punto de vista deportivo el equipo necesita un plus de trabajo y profesionalidad que el brasileño no aporta. Sería otro jugador «a compensar defensivamente», y con dos (Suárez y Messi) ya tenemos bastante.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.