Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las reglas de Guardiola

Las reglas de Guardiola

Durante varias temporadas, el Real Madrid disfrutó de la ventaja de esquivar el reto más ingrato de cuantos definen el panorama futbolístico actual. La generalizada voluntad de cimentar el juego ofensivo en una salida de balón pulcra y favorecedora ha hallado la respuesta en ejercicios de presión adelantada cada vez más perfectos y eficaces, como un intento de negación de categoría absoluta. Haciendo acopio de unos recursos individuales sin parangón en los primeros escalones del juego, sin embargo, los blancos convertían en trámite lo que para los demás era un tour de force innegociable, hasta el punto de desincentivar los esfuerzos rivales a la hora de pretender un robo adelantado que traducir en ocasión de gol. El rango, precisión y lectura en el pase de futbolistas como Toni Kroos y Sergio Ramos, la seguridad en el desborde de elementos como Marcelo o Luka Modric, y la limpieza de hombres como Varane y Carvajal llegaron a convertir en intratable una salida desde atrás para la cual el Real Madrid no disponía de especialistas en dos posiciones tan estratégicas en esta fase del juego como las de portero y mediocentro. Con el paso del tiempo y las consecuencias que éste ha tenido sobre el rendimiento y fiabilidad de piezas como Modric o Marcelo, no obstante, recientemente también el fútbol de los blancos se ve condicionado por las reglas que marca el nuevo fútbol, una situación que anoche se potenció con la ausencia de Sergio Ramos y en la que el Manchester City hizo descansar buena parte de su victoria.

El conjunto de Pep Guardiola, que de nuevo optó por enfrentarse a los de Zidane sin una referencia inicial clara en el centro del ataque, tomó la iniciativa prácticamente desde el saque inicial imponiendo su presión adelantada sobre la salida de balón visitante. A nivel organizativo, el funcionamiento de la misma se basó en el trabajo que Gabriel Jesus, Foden y Sterling hicieron en primera línea sobre el triángulo Varane-Militao-Casemiro (Imagen arriba a la izquierda). Con el canterano cerrando el pase hacia el mediocentro -o hacia Toni Kroos cuando el alemán tomaba el relevo en la posición (Imagen arriba a la derecha)– y los dos delanteros de banda condicionando la orientación de los centrales, el plan skyblue en esta fase no consistió tanto en arrebatar directamente el balón al adversario como en encerrarlo progresivamente e ir dejándolo sin opciones hasta casi condenarlo a la pérdida o al error. En el funcionamiento de la presión adelantada del City todo fue perfecto. Desde las aproximaciones de Jesus y Sterling a los centrales transitando las líneas de pase que podían unirlos con los laterales, hasta el condicionamiento sobre el guardameta para que los envíos de Courtois fueran hacia su perfil menos natural, pasando por la coordinación de Foden, Gündogan y De Bruyne cerrando y/o acudiendo a los apoyos de los centrocampistas. El primer como punta del rombo defensivo y el segundo y el tercero situados a medio camino entre los interiores y los laterales del Madrid de tal modo que unos no pudieran recibir y los otros no pudieran avanzar, se valieron para actuar sobre hasta cinco jugadores contrarios propiciando una superioridad numérica defensiva local que habilitara a Walker, Rodri o a Joao Cancelo para acudir a cualquier ajuste.

El respiro les llegó a los de Zidane a través de la intervención atrás de Kroos y Modric (Imagen abajo a la izquierda), en un viaje que los llevó a ambos a la base y que lanzó hacia arriba a Casemiro para priorizar la técnica de los interiores sobre la del brasileño. Resultó un respiro, sin embargo, que le dio reposo al Madrid sin aplicarle angustia al Manchester City, que ante la variante de los blancos transigió con que su adversario ganara comodidad en la salida a cambio de no abrir ningún camino especialmente dañino sacando a uno de los centrocampistas de posición. Y es que el cuadro inglés, que en ataque repitió con la fórmula empleada en el Bernabéu y formó con una serte de cuadrado interior con doble amenaza sobre la zona de Casemiro y dos medios en la base por detrás del balón (Imagen a la derecha), también sin la pelota mantuvo una estructura especialmente orientada en superpoblar el carril central. Aunque Hazard se separara de la banda para buscar recibir el balón a la derecha de Rodri y a la espalda de De Bruyne, el camino que podía unir por dentro a los pasadores del Madrid con el belga siempre estuvo vallado. Lo que sí logró la alternancia de Eden en relación al costado fue que el segundo cuadrado del City, compuesto por la pareja de centrales, Rodri y Gündogan, vieran su posición más fijada en el centro y menos libre para acudir a las ayudas en las orillas.

Apenas le hizo falta a la derecha, pero en el sector izquierdo de la defensa citizen encontraría el Madrid su principal ventaja de la noche. Probablemente contemplando que, ante la baja de Benjamin Mendy, el lateral del City sería ocupado por un lateral derecho como Cancelo o por un centrocampista como Zinchenko, el técnico madridista apostó por alinear a un extremo claro, Rodrygo, que atacara de la forma más directa posible al rival que, sobre el papel, más incómodo podía sentirse en labores defensivas. Oxigenado por los apoyos de Benzema y por el golpe de jerarquía de Modric, el paulista tiró de su equipo hacia la portería de Ederson. Más cerca del meta brasileño que de Courtois, además de buscar la ocasión de gol el Madrid también trató de desplegar una presión que fuera capaz de arrebatarle la iniciativa a su rival, y aunque la presencia adelantada de Modric y Kroos junto a Benzema le incomodaron la construcción en corto al City (Imagen arriba a la derecha), los de Guardiola se encomendaron a los desplazamientos largos de su guardameta para llevar el esférico a zonas más prometedoras (Imagen abajo a la izquierda).

Si Ederson y su golpeo de larga distancia fueron los protagonistas del City durante el primer tiempo, Pep se las ingenió para que en la reanudación el nombre propio fuera el de Kevin de Bruyne. Optó el de Santpedor por generarle nuevos espacios al belga modificando tanto el reparto de posiciones en la delantera como las zonas por las que se moverían los ocupantes de las mismas. De este modo, además de pasar a Foden a la banda derecha, de reacomodar a Sterling en la izquierda y de situar al bullicioso Gabriel Jesus como delantero centro para llevar al límite a la pareja de centrales merengue, ajustó los comportamientos de los extremos de modo que abandonaran sus roles del primer tiempo, moviéndose entre central y lateral, y pasaran a desempeñar labores mucho más externas, sobre todo en el caso del extremo derecho. Así pues, estirando con Foden hacia fuera y sujetando con Gabriel Jesus desde dentro, le agrandó la pista de despegue a De Bruyne. El belga, en el fútbol de 2020, es un destructor desde el interior derecho. Un futbolista capaz de romper líneas de presión desde el pase o la conducción, de correr a través de los espacios que se abren cuando un equipo logra poner el balón detrás de las primeras líneas del contrario, de activar con su golpeo las zonas libres alejadas del balón, de lanzar a los delanteros detrás de defensa adelantada del rival, de irrumpir entre el central y el lateral, y de transitar de una área a la otra sin perder el dominio de la situación. El centrocampista perfecto para las reglas del nuevo fútbol.

– Foto: PETER POWELL/POOL/AFP via Getty Images

– Mapas: as.com

Comments:2
  • Jose Luis Torres Portillo 9 agosto, 2020

    Guardiola tubo q sacrificar, el buen fútbol de su equipo,ya q el real Madrid ejerce una presión sicológica sobre el rival muy elevada,el equipo de Guardiola estaba sometido ha una gran presion, ya q si volvía ha fracasar corría el peligro de perder mucha credibilidad y el golpe moral hubiese sido devastador,sin duda el city se jugaba mucho más q el real Madrid, sobretodo Guardiola.

    Reply
    • Nito 9 agosto, 2020

      Bien Gundogan.

      Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.