Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Hernanes

No parece que la situación haya cambiado por lo que respecta al fichaje de Cesc Fábregas por parte del F.C.Barcelona. El club cuenta con lo más importante, el beneplácito del jugador, y todo parece a la espera de que la nueva junta directiva llegue a un acuerdo con Wenger y el Arsenal. No obstante, y aunque sea como medida de presión en las negociaciones, siempre deben existir más de una alternativa, lo que permitirá que, en el caso que finalmente la operación no llegue a buen puerto, la dirección deportiva pueda ofrecer al técnico otras soluciones. De la petición de Guardiola se desprende que el técnico de Santpedor quiere la incorporación de un interior con nivel de titular, ya sea para desplazar definitivamente a Iniesta al extremo, rotar con el manchego y Xavi, o modificar la estructura del centro del campo alineando juntos a los tres. Teniendo en cuenta las especificidades del juego azulgrana, deberá ser un futbolista sobresaliente técnicamente, con excelente lectura y que pueda sumar llegada.

guardiola_txiki Junto a las opciones que ofrecen los futbolistas de la primera plantilla y a la alternativa de utilizar futbolistas del filial, el F.C.Barcelona tendrá, en la posibilidad de acudir al mercado de fichajes, una tercera vía para cubrir el hueco que dejarán Touré y Keita durante la disputa de la Copa África. Acudir al mercado de fichajes en invierno siempre es complicado, primero porque son pocos los jugadores disponibles a mitad de temporada con el nivel suficiente, segundo porque es aún más difícil que estos futbolistas pertenezcan a equipos que no disputan Champions y, de este modo, sí puedan hacerlo con el equipo de Guardiola, y tercero porque debido a estas limitaciones que ofrece el mercado, existe un alto riesgo de que las operaciones que se realizan en invierno terminen por hipotecar la planificación de la próxima temporada. Un ejemplo bastante ilustrativo lo encontramos en el Barça de la campaña 2004-05. Esa temporada, debido a las lesiones de ligamentos de Gabri, Motta, Edmilson y Larsson, la secretaría técnica azulgrana se vio obligada a acudir al mercado de diciembre en busca de soluciones. No obstante, lo que se buscaba no era cubrir unas necesidades reales de la plantilla, sino subsanar un contratiempo puntual. La solución no podía ser contratar un nuevo Edmilson o un nuevo Larsson, ya que cuando éstos se recuperasen, se produciría una evidente sobrepoblación de la plantilla. Las soluciones ante este escenario son dos, o bien lograr la incorporación de un futbolista en calidad de cedido para lo que resta de temporada, o bien afrontar un fichaje que, una vez recuperados los futbolistas que temporalmente no están disponibles, pueda encontrar acomodo en la estructura de la plantilla.