Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Benítez gana el primer asalto

Benítez gana el primer asalto

Llegaba el Real Madrid a los octavos de la Champions después de una racha excelente, una dinámica muy positiva y con la moral alta tras recortar 5 puntos en dos jornadas al F.C.Barcelona en Liga. Meses atrás, cuando el bombo emparejó al Madrid con el Liverpool pocos daban opciones al conjunto merengue y la cara de Mijatovic cuando salió la bola del equipo de Benítez, evidenciaba que el equipo no estaba a la altura de un choque de esta magnitud. No obstante, fueron transcurriendo las jornadas y a medida que el equipo recuperaba a los lesionados y que el trabajo del nuevo técnico Juande Ramos iba dando sus frutos, la eliminatoria iba tomando un tono de mayor igualdad. En el bando contrario, el Liverpool que a principio de temporada se había mostrado como un dominador sólido en la Premier, de la cual encabezaba la clasificación, atravesaba un momento complicado, cada vez más lejos del United y ofreciendo sensaciones contradictorias en su juego.

Ambos equipos, pues, se daban cita en el Bernabéu en unas circunstancias sensiblemente diferentes a las del día que se realizó el sorteo, y la eliminatoria pasaba de tener un claro color red, a convertirse en uno de los enfrentamientos más interesantes de ésta ronda, y es que un enfrentamiento entre dos clubs de la entidad de Liverpool y Real Madrid nunca es un partido más, sino que es garantía de pasión, orgullo y futbolistas de altísimo nivel. Por si fuera poco, se daban cita dos de los entrenadores más importantes del panorama futbolístico, ambos cortados por el miso patrón, el que pone el planteamiento táctico colectivo por encima del talento individual y el cual convierte los partidos en apasionantes partidas de ajedrez.

Con estas premisas saltaron los dos equipos al césped del Bernabéu con objetivos distintos. En el de Juande era prioridad mantener la portería a cero, mientras Benítez soñaba con un resultado que le permitiese afrontar la vuelta en Anfield sin la obligación de marcar un gol para seguir adelante. En las alineaciones únicamente la presencia de Benayoun y Marcelo podía ser motivo de sorpresa. La alineación del israelí en el once respondía a los problemas físicos del estandarte red, Steven Gerrard, mientras que Marcelo, tras sus buenas actuaciones en su  nueva ubicación en el centro del campo, pasaba por delante del holandés Sneijder en las preferencias del entrenador.

Sobre el césped el dibujo del Madrid fue el esperado, con Robben en banda derecha y Raúl e Higuaín en el centro del ataque. En el Liverpool, no obstante, Rafa Benítez proponía la primera sorpresa y tomaba ventaja desde el principio con su planteamiento táctico. Todo el mundo esperaba el habitual 1-4-4-1-1 con el cambio pieza por pieza de Benayoun por Gerrard en la mediapunta, pero a la práctica, el técnico preparó un 1-4-4-2 con Benayoun caído a banda derecha y Torres y Kuyt formando pareja atacante. De esta forma, Benítez ponía delante de Heinze -un lateral perfecto para cubrir las diagonales de Kuyt pero con problemas de colocación y lectura del juego- a un mediapunta como Benayoun, mientras Kuyt le buscaba la espalda. Al mismo tiempo, el entrenador español fijaba a los centrales blancos con la presencia de dos puntas. Los mediocentros blancos, para contrarrestar esta igualdad numérica se veían obligados a retrasar en exceso su posición, lo cual, junto al dominio de Alonso y Mascherano sobre la zona en que se libraba la pelea entre los mediocentros de ambos conjuntos, penalizaba a la transición defensa-ataque de los hombres de Juande.

Con Marcelo y Robben abiertos a los costados, el juego entre líneas quedaba tanto para Gago y Lass desde el mediocentro, como para Raúl y sobretodo Higuaín descolgándose desde la punta del ataque, pero el Madrid durante la primera mitad, en ningún momento ejerció el control sobre esta zona. Por un lado, el trabajo de Alonso y Mascherano fue excelente y con la inestimable colaboración de Kuyt cortocircuitó la conexión entre Gago y Lass, mientras que por el otro, el Madrid extrañó en exceso la falta de un delantero centro referencia. Con Van Nistelrooij lesionado y la imposibilidad de contar con Huntelaar, Raúl no fue suficiente para mantener a la zaga del Liverpool cerca de Reina, por lo que ésta podía adelantarse y dominar junto a los mediocentros el juego entre líneas del Madrid.

Una solución podría haber sido Marcelo, pero el brasileño en su costado tenía como socios a Heinze y Raúl, dos futbolistas que tienen su fuerte en otros aspectos antes que en la creación, por lo que sin la posibilidad de construir un juego de conjunto, las posibilidades del equipo blanco pasaban prácticamente de manera exclusiva por el desequilibrio individual de Arjen Robben. El holandés, en banda derecha sufrió permanentemente el dos contra uno de Fabio Aurelio y Riera, a los que se sumaba Mascherano cuando el extremo del Madrid se desplazaba a zonas más centradas. Entre los tres limitaron el juego de Robben, el cual no podía contar con el desahogo que suponen las carreras de Ramos ya que una premisa clara de Benítez fue castigar la zona del lateral andaluz con rápidas transiciones buscando el desmarque dentro-fuera de Fernando Torres. Una posible alternativa hubiese consistido en que fuera Higuaín, cayendo a banda derecha, quien buscara la sociedad con Robben, pero esta situación apenas se produjo durante los primeros 45 minutos.

Con el objetivo de recuperar el control del juego entre líneas y favorecer así el juego de conjunto, en la reanudación Juande Ramos dio entrada a Guti en el lugar de Marcelo. El 14 blanco pasó a ocupar la mediapunta, justo por delante de Gago y Lass, y a la espalda de Raúl e Higuaín que seguían formando pareja atacante. Al sumar otro hombre al centro del campo, ahora los mediocentros podían mostrarse más efectivos en las ayudas a sus defensas, sobre todo a los laterales, por lo que con Lass sobre el perfil derecho, en este segundo período Ramos pudo prodigarse más en ataque, asociándose por el costado con el francés, Guti e Higuaín. Mientras tanto Robben, debido a que con la entrada de Guti el equipo renunciaba a la presencia de dos hombres abiertos a los costados, aparecía por cualquiera de los dos perfiles. Con el holandés sobre el costado zurdo, no penalizaba la escasa participación de Heinze o Raúl en la construcción del juego, ya que el juego de Robben no se basa en el juego colectivo sino en su tremenda capacidad para desbordar en el aspecto individual. Paralelamente, este cambio de banda del extremo impedía a Benayoun superpoblar la zona central del centro del campo en defensa, ya que ahora debía colaborar con Arbeloa a la hora de vigilar al 11 del Madrid.

No obstante, gracias a que la presencia de un tercer hombre en la medular permitía a los mediocentros ajustar la cobertura de la espalda de Ramos, el Madrid se volcó sobre su banda derecha generando superioridad con Robben, Ramos, Higuaín, los apoyos interiores de Lass y Guti, y con Pepe iniciando la jugada. En este escenario fue la fase del partido en que el equipo de Juande se mostró más peligroso, aunque esta solución implicaba riesgos. Así, mientras en banda derecha se acumulaban los hombres de talento, la izquierdo quedaba prácticamente desierta en ataque, mientras que en defensa un Heinze limitado en la lectura del juego se veía obligado a interpretar diferentes situaciones. Llegó el error en forma de una falta innecesaria que permitió a Benayoun aprovechar un fallo en la marca y establecer el definitivo cero a uno que desnivela la eliminatoria a favor del Liverpool de un Rafa Benítez que consiguió su objetivo de llegar al partido de Anfield sin la necesidad de salir a marcar de inicio.

Comments:3
  • Manuel 26 febrero, 2009

    @ Moren

    Aunque no venga al tema del post, me gustaría saber tu opinión sobre algunos jugadores del Valencia, que con la situación que está pasando, creo que estarán en el mercado este verano, y el Barça podría adelantarse debido a la situación de inpas del R.Madrid

    En concreto me gustaría conocer tu opinión sobre Raúl Albiol, creo que podría ser una alternativa a la posición de central pero también a la de mediocentro. es un central que a mi me recuerda a Lucio, podría complementarse bien con Piqué, y también podría jugar de mediocentro. ¿Que opinión te merece?

    También me gusta bastante Fernandes, lo veo un jugador bastante interesante para un rol Deco, aunque este jugador no tendría cabida ahora mismo en el barça, pero no obstante me gustaría saber también tu opinión.

    Reply
  • Manuel 26 febrero, 2009

    Buen post, desde luego duro lo va a tener el RM en Anfield Road. Ahora Juande tendrá que plantear el partido de otra manera, ya que tiene que ir a por el partido, nada de esperar atrás y contraatacar.

    Reply
  • Damsam 27 febrero, 2009

    Muy buen blog. Te interesa un intercambio de links??

    Un saludo,

    Damsam

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.