Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

marzo 2013

Ayer empezamos a hablar de Neymar. Analizado el jugador desde fuera, lo introducimos en un contexto Barça estudiando su posible relación con alguno de sus compañeros. Nos planteamos su compatibilidad con Leo Messi y su encaje con Cesc, Iniesta, Xavi o Thiago. Así, terminamos con la propuesta del 1-4-4-2 en rombo con Neymar y Messi arriba que sacrificaría a un delantero para dar cabida a un centrocampista más. En esta ocasión, sin embargo, permaneceremos en la línea más avanzada. Más allá de Messi, el Barça dispone de una nómina importante de atacantes, los cuales, en mayor o menor medida, también guardarán relación con la llegada del crack brasileño. El caso más evidente es el de Villa. Renacido de un tiempo a esta parte para el entorno, Neymar llegaría a ocupar su puesto tanto en el equipo como en la plantilla. Por salud de vestuario y volumen salarial, parece difícil que a Villa pueda reservársele un rol tan, a priori, secundario. Porque no nos engañemos, Villa está muy lejos de su mejor versión. Mantiene el gol, y lo tendrá hasta el día que cuelgue las botas, pero si su adaptación al juego azulgrana siempre ha sido un tanto problemática, ahora además suma un físico muy castigado. Termina contrato en 2014, y con 31 años y teniendo en cuenta su ficha, lo normal sería buscar una salida favorable a ambas partes este mismo verano.

Un año más, aunque la decisión de Valdés reparta focos de interés, todo apunta a que el nombre del verano en el F.C.Barcelona volverá a ser el de Neymar. Dominador en Brasil y estandarte de la canarinha el próximo año en su Mundial, el planeta fútbol aguarda una aparición en la Champions League que ya debería haberse dado. Neymar es ya, a día de hoy, uno de los futbolistas más importantes del planeta. Por mucho que no haya dado el salto a Europa. Eso con el brasileño no vale. La calidad la tiene y la acredita, donde antes la acreditaron algunos de los más grandes, en una liga y un continente que aún hoy es la principal cuna de talento futbolístico del mundo. Evidentemente su salto al viejo continente requerirá de un periodo de adaptación, y en este aspecto, el Barça como equipo y como club ofrece tranquilidad, pero también algún punto a valorar. A favor, que pocos entornos miman más el talento, al jugador especial, como el culé, y que pocos contextos futbolísticos hay más indicados para el jugador talentoso que la apuesta ofensiva y protagonista que desde Cruyff rige los pasos de los azulgranas. A nadie se le escapa que la cadena de astros brasileños que forman Romario, Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho no es casual.

En medio de nuestro análisis sobre la composición de la línea defensiva del Barça para la próxima temporada, la actualidad culé nos trae las noticias de las bajas por lesión de Carles Puyol y Adriano. Más allá de centrarnos en las consecuencias en presente de estas dos ausencias -ya habrá tiempo para hacerlo a medida que se acerque la eliminatoria ante el P.S.G.- la situación de ambos zagueros es una buena oportunidad para una valoración en el marco del Barça 2013-14 que estos días estamos analizando.

Ya no se puede retrasar más. Toca mover ficha. Desde hace ya varias temporadas, el F.C.Barcelona arrastra la necesidad de fichar un defensa central. Han pasado los años y los movimientos equivocados o, directamente, la falta de ellos, han provocado que lo que en su día era adelantarse a futuros problemas y completar la posición, hoy sea el principal talón de Aquiles del equipo. El Barça actual puede tener problemas -muchos o pocos depende para quien- pero es indudable que su fragilidad defensiva es insostenible. Y aunque ésta tenga un componente colectivo evidente, a nivel individual el caso es preocupante. Todo empezó la temporada posterior al inolvidable triple de la primera campaña de Guardiola en el primer equipo. Con Márquez ausente en el tramo final de la anterior campaña, el técnico decidió apostar por Chygrynskiy para reforzar la demarcación e ir dando el relevo, progresivamente, a la ya veterana dupla de la final de París. La apuesta salió mal, pero eso, que podría haber terminado ahí, el club lo sigue arrastrando hoy en día. En el Barça se ha instalado la creencia de que no sirve ningún central. De que se requiere un perfil tan específico que el mejor de los centrales fracasará al enfundarse la azulgrana.

Nada termina todavía. La remontada ante el Milan permite al Barça seguir adelante en la Champions, y de rebote nos da a nosotros, la situación ideal para dar el pistoletazo de salida a la planificación de la próxima temporada. La planificación, siempre cuando los resultados finales aun no nublan la vista. De haber caído, la inmediatez de la derrota seguramente lo marcaría todo, habiendo pasado a cuartos, será mucho más fácil abstraerse del resultado final y centrarse en la evolución general del equipo a lo largo de la temporada. El calendario, además, acompaña. Tres semanas hasta la ida de los cuartos con un sólo partido a la semana, y la entidad de los rivales y la situación en la Liga, permiten que desatendamos durante este tiempo la competición. No descartamos que pueda aparecer algún artículo puntual referido al día a día del equipo o al sorteo de mañana, pero la intención inicial es que hasta que vuelva la Champions, el blog lo monopolice el análisis del Barça 2013-14. Para todo lo demás, nos vemos en Twitter, Ask y Facebook