Messi

A pesar de que la plantilla del Barça insinúa, al menos sobre el papel, ciertas dificultades para inyectar profundidad a sus ataques si el rival adelanta la tensión de su defensa, impidiendo a los laterales culés proyectarse por delante del balón,