Jordi Alba

Si los partidos contra Betis, Alavés y Espanyol le habían servido al Barça para fijar el punto desde donde empezaría el camino, su duelo ante la Juve valió para establecer cuánto del mismo le queda por recorrer. Después de tres encuentros de verse

Messi juega siempre un doble papel para sus entrenadores. En primer lugar, el argentino es la vida extra, el colchón que ofrece la tranquilidad cuando los equilibrios son todavía demasiado frágiles. La llave que permitió a Guardiola meses de pruebas