Rakitic

Emociona. Plantado sobre el verde césped del Camp Nou, el himno de la Champions de fondo y un concierto de violines por flequillo, le gritó al Manchester City, sin rastro de tacto ni empatía, que anoche, en sus dominios, la gesta que pretendían