Navas

Se puede ser artista de distintas maneras. Desde la reflexión y el sustento de una elaborada teoría, o de una forma intuitiva, casi arrebatada. Sin preguntarse muchos porqués. Se puede ser como Kandinsky o como Jackson Pollock. O como Chris Burden, norteamericano que

"Los buenos de verdad son los que no pierden el balón". Así lo contó una vez Pep Guardiola a una colega de profesión que le interrogó sobre su método para detectar a los mejores jugadores. En su fútbol, al menos, en el que

La Premier League está respondiendo. Tras el inicial impacto de los nuevos aires de sofisticación táctica introducidos por Pep Guardiola en el rudimentario fútbol inglés, saldado en el arranque con seis cómodas victorias en seis encuentro disputados, el campeonato ha

Emociona. Plantado sobre el verde césped del Camp Nou, el himno de la Champions de fondo y un concierto de violines por flequillo, le gritó al Manchester City, sin rastro de tacto ni empatía, que anoche, en sus dominios, la gesta que pretendían

Incluso en su momento de mejores sensaciones, el Barça de Luis Enrique no tuvo el control de los partidos que jugaba. Era y es capaz de imponerse en los distintos escenarios que deparan los encuentros, pero hasta la fecha no se ha

El Manchester City son dos equipos en uno y ninguno de los dos se parece demasiado a uno de Pellegrini. Hay uno en ataque, demoledor por individualidades, vertical y algo simple, en el que el único sello reconocible del técnico

Tito Vilanova lo tiene claro: se le ha presentado una oportunidad única y va a ir a por ella. Situados en la casilla de salida, esta temporada se presentaba durísima para el nuevo técnico. Sustituir a la última gran leyenda del F.C.Barcelona y enfrentarse a la vez, a un poderosísimo rival y al recuerdo de las mejores noches del Pep Team. Pero por suerte para el de Bellcaire el Real Madrid de Mourinho en las 4 primeras jornadas se dejó 8 puntos por el camino. Con este escenario, el clásico de la semana que viene se presenta como una oportunidad única. Ocho puntos son muchos, y más de diez, como sucede en baloncesto, un golpe moral notable. Vilanova tiene al alcance de los dedos conseguir, quizá no un título, pero si crédito, tiempo y tranquilidad, algo importantísimo pues no debemos olvidar que estamos en un primer año de proyecto en un equipo en el que deben cambiar cosas. Antes, no obstante, el equipo se enfrentará a una dura piedra de toque tras el mal sabor de boca de las victorias ante el Spartak y el Granada. El Sevilla de Míchel, invicto hasta la fecha, será la clave que marque la trascendencia del próximo Barça-Madrid.