Xavi

Corría el invierno de 2004 y el recién nacido Barça de Frank Rijkaard no funcionaba. El equipo tenía a Ronaldinho que con su inacabable repertorio de trucos todo lo suavizaba, pero colectivamente el conjunto culé no había encontrado la estructura