Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

R.C.D.Espanyol

Cuando un equipo juega como jugó el Barça ayer ante el Espanyol, poco o nada puede hacer el rival para evitar la avalancha. Esto no quita, sin embargo, para que haya decisiones que, lejos de dar un soporte extra ante lo que se avecina, supongan algo así como un tiro en el pie para los propios intereses.

Temporada 2010-11. Jornada 16. Espanyol-Barça: 1-5

Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Busquets, Xavi, Iniesta; Pedro, Messi y Villa.
El español hizo un partido casi perfecto...y se llevó cinco que pudieron ser más. Esa fue la realidad del Barça de Guardiola en su momento más álgido. No había respuesta, ni antídoto, el PepTeam estaba por encima del mismo fútbol. La 2010-2011 fue la temporada de la consolidación de Messi como falso nueve, formando un triángulo con Xavi e Iniesta que tiranizó el fútbol europeo. Al trío de Balones de Oro se sumaban socios como un Busquets que liberaba la base de la jugada para que los interiores influyeran antes, un Alves que junto a Valdés y Piqué protagonizaba el circuito de salida del balón en corto, o un Pedro que liberado de la responsabilidad de fijarse en banda debido a la proyección de Alves, aparecía con frecuencia entre líneas. Atrás, además, seguramente los dos mejores defensores corriendo hacia su portería, Puyol y Abidal, perfectos para mantener la línea casi en campo rival y dar seguridad al equipo tras pérdida.

Tras un inicio irregular, dubitativo en lo futbolístico y saldado con algún mal resultado inesperado, el Barça de Guardiola parece haber alcanzado velocidad de crucero. No es cuestión únicamente de resultados, sino que a nivel de juego, no sería aventurado afirmar que éste es el mejor momento del equipo desde la llegada del técnico al banquillo. A este Barça parece que no pueda resistírsele ningún record ni rival. Al comienzo de temporada se venció al Atlético de Madrid en el Calderón, el único rival al que el equipo de Guardiola no se había impuesto en Liga, y este fin de semana, contra el Espanyol, le espera su segunda gran prueba. No nos referimos tanto al rival como al escenario. Tampoco al marcador. Se trata de control, de mandar sobre el partido, eso que este Barça es capaz de lograr prácticamente siempre y ante cualquier adversario, salvo una excepción, cuando les puede lo emocional. Sucedió en el primer Barça-Madrid de la temporada del triplete, en la vuelta ante el Inter...o en los partidos contra el Espanyol.

herreraUna temporada más, como ya ocurrió en la pasada con la final de la UEFA disputada en Glasgow, el Espanyol va camino de realizar una temporada fantástica en la que, hoy por hoy, aparece consolidado en las posiciones que dan derecho a disputar la Champions League. El gran trabajo realizado desde el cuerpo técnico con Ernesto Valverde al frente, y desde la secretaría técnica encabezada por Paco Herrera, ha permitido al Espanyol experimentar un crecimiento significativo a nivel deportivo y ha dotado al club de una serenidad institucional poco frecuente.

El derbi barcelonés se presenta más incierto que nunca, la ligera ventaja para el Barça que muestra la clasificación y el nivel de sus futbolistas, queda compensada por el ambiente enrarecido tras las declaraciones de Edmilson y el desolador bagaje del conjunto culé fuera del Camp Nou. No obstante, el empate a domicilio ante el Lyon parece haber devuelto la tranquilidad al equipo. En frente, se encontrará a un Espanyol en un momento dulce, siendo uno de los equipos más convincentes de lo que llevamos de campeonato y sin duda, uno de los peores rivales para tratar de sobreponerse a la racha de malos resultados fuera de casa. R.C.D.Espanyol: jarque&moisesLa situación del cuadro perico es excelente no sólo por su cuarta plaza en la clasificación, sino por las sensaciones que desprende el equipo. La principal fuerza del Espanyol es la solidez defensiva y el equilibrio que aporta el triangulo defensivo formado por Jarque, Torrejón y Moisés Hurtado. Ya hablamos la temporada anterior, con motivo de la disputa de la final de la UEFA, de la importancia de contar en el equipo de un triangulo defensivo potente, y al respecto, en comparación a la pasada temporada, el Espanyol no sólo ha mantenido el mismo tridente sino que mediante el rodaje que dan los partidos juntos, lo ha consolidado aún más, siendo a día de hoy uno de los más potentes de nuestra Liga. Con ellos, la portería espanyolista esta muy bien protegida y las posibilidades del rival de crear peligro disminuyen.

Estadi Glasgow La temporada pasada, tras vencer al Middlesbrough inglés por cuatro a cero en la final de la UEFA, el Sevilla se colaba en la elite del fútbol mundial y su nombre comenzaba a sonar junto a los grandes de Europa. La evolución del equipo de Nervión desde entonces ha sido espectacular. Basta recordar la clara victoria frente el F.C.Barcelona en la final de la Supercopa de Europa o la lucha por la primera plaza de la clasificacion en la competición doméstica, en que pese a la reciente derrota ante el Real Madrid, aún no ha dicho su última palabra. Esta excelente campaña en la Liga no ha venido sola ya que también ha ofrecido un rendimiento excelente en las otras dos competiciones en que participaba, llegando en ambos casos a disputar el titulo en la final. En la final de la UEFA, en esta ocasión se medirá al R.C.D.Espanyol, que si bien es cierto que a priori parte en el papel de víctima, en el conjunto de Valverde se esconde un lobo con piel de cordero.