Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Benzema

Repasábamos en el anterior post cómo fueron los duelos entre Barça y Madrid de la pasada temporada, deteniéndonos en los aspectos fundamentales de los planteamientos de ambos técnicos y cómo el movimiento de uno de los entrenadores tuvo la respuesta del otro. Así pues, de cara al partido del sábado, no esperamos reencontrarnos con un escenario idéntico al de entonces, tanto por las novedades que tanto Mourinho como Guardiola  puedan introducir específicamente para el clásico, como por las novedades que a lo largo de la temporada han presentado ambos conjuntos con el objetivo de subir el nivel de la pasada temporada. El Real Madrid, para abandonar los problemas que encontró la pasada temporada ante rivales que le cedían el balón y le obligaban a atacar en posicional, ha introducido una serie de cambios buscando imponerse también es estos escenarios. La principal novedad se concentra en Xabi Alonso, quien al inicio de la jugada baja hasta situarse entre centrales, reproduciendo la salida lavolpiana que tantas veces ha intentado implantar Guardiola en su Barça. Alonso, desde esa posición al inicio de la jugada, es quien, no sólo está comandando el juego del equipo, sino de quien depende la posición en el campo de sus compañeros. Para profundizar en el nuevo rol de Alonso y en cómo éste repercute sobre el comportamiento de sus compañeros, recomendamos el extraordinario trabajo de los compañeros del blog Ecos del Balón.

En el partido de Liga, el Real Madrid, de la mano del planteamiento de Mourinho, logró maniatar al juego del Barça. No obstante, es de esperar que de cara al partido de mañana, Guardiola haya encontrado solución a algunos de los problemas del equipo en el Bernabéu y además cuenta con una calidad individual tal, que es capaz de hacer saltar por los aires cualquier estrategia defensiva rival -aunque la presencia de Pinto en lugar de Valdés, pueda pesar, sobretodo, a la hora de iniciar el juego-. Ahí estará, también, la carta Iniesta, a la cual, entendemos, no supo sacar provecho en el partido del sábado. Por eso, jugar a "contener" al Barça siempre es arriesgado. Cedes la iniciativa a los azulgranas, entendiendo tu juego como una reacción y quedando a la expectativa de la inspiración de los culés. Así pues, Mourinho deberá plantearse también, o en todo caso tenerlo presente como recurso dependiendo del transcurso de la final, la manera de dañar al Barça. Más allá de sus siempre peligrosas contras o de su superioridad a balón parado, el Madrid deberá tener un plan para que, con su juego, impida al Barça desplegar su discurso cómodamente. Y al Barça, como se le hace daño es con el balón. No hablamos de robarle el dominio de la posesión, pues eso es algo imposible para cualquier equipo del mundo, pero si de condicionar con el esférico.

Después de que en las últimas semanas el equipo no haya ofrecido demasiadas buenas sensaciones, al Barça se le presenta la eliminatoria de octavos ante el Lyon como la manera perfecta de centrar la mente en otra competición y no obcecarse en los últimos tropiezos ligueros. La Champions siempre es un competición diferente que, aunque únicamente sea por el formato de eliminatorias, poco tendrá que ver con el torneo doméstico. En Champions entran en juego nuevos elementos que los equipos deben saber manejar para lograr seguir superando rondas y conseguir el objetivo que todos persiguen, alcanzar la final en Roma. En este enfrentamiento de octavos de final el bombo deparó al Barça un rival nada sencillo, si bien es cierto que el sorteo podía emparejarlo con equipos de la entidad del Inter o el Chelsea. El Olympique desde hace unos años se ha convertido en un fijo en esta competición y, aunque su potencial en los últimos años ha mermado considerablemente, garantiza competitividad, una atractiva propuesta futbolística y la presencia en el once de jugadores de gran calidad. Ya no están los Essien, Diarra, Abidal o Malouda, pero el técnico francés contará con hombres como el central Cris, Toulalan, Grosso, el eterno Juninho o el crack del equipo y uno de los futbolistas con mayor potencial del fútbol europeo, Karim Benzema. A estos hombres, el Lyon ha sumado esta temporada nombres como los de Lloris, Makoun, Pjanic o Ederson, formando así una plantilla de plenas garantías capaz de amargarle la noche a cualquier equipo de Europa.

A la espera de tratar el "caso Eto'o", después de abordar el análisis de la planificación azulgrana en las demarcaciones de lateral izquierdo y mediocentro, en éste nos centraremos en la que entendemos debe completar la lista de prioridades en la configuración de la plantilla de cara a la próxima temporada. Partiendo de que nuestro posicionamiento es el de apostar por Andrés Iniesta en el interior izquierdo, la tercera posición que observamos que necesita de un nuevo fichaje es la parte izquierda del ataque. En su primera temporada al frente de la nave culé, Pep Guardiola ha utilizado para esta demarcación a dos tipos de futbolista muy diferentes. Durante el primer tramo de competición, el técnico optó por el uno contra uno y velocidad de Iniesta, mientras que a raíz de la lesión del manchego, dio entrada a Thierry Henry dotando al equipo de movimientos diagonales a portería, trabajo en la interpretación de los espacios y gol. Ambas formas han funcionado más que aceptablemente, por lo que un fichaje en esta posición podría parecer secundario, pero nusetra apuesta por un Iniesta actuando en mediocampo y la conveniencia de renovar el perfil de Henry en la plantilla, posibilitan que el tercer foco de crecimiento del equipo lo encontremos en el perfil zurdo de la delantera del equipo.

benzemaUna buena planificación deportiva es aquella que localiza y analiza los problemas del equipo, estudia las posibles áreas de mejora de la plantilla, baraja varias opciones para no ser esclavo del mercado y decide con frialdad basandose en el análisis. Una buena planificación deportiva, además, es aquella que se anticipa y tiene puestos sus objetivos mirando más allá de una temporada. Un ejemplo lo encontramos en el centro del campo y el fichaje de Keita. Esta temporada, debido a la necesidad de una remodelación profunda de la plantilla, fichajes como los de de Rossi o Cesc implicarían gran parte del presupuesto para fichajes. Ante esta situación, y con la esperanza de que la próxima temporada la situación del equipo sea más estable y se abra la posibilidad de afrontar estos fichajes, la dirección deportiva culé ha buscado un jugador como Keita de características diferentes a estos futuros objetivos, que tanto podría desarrollar el rol de suplente como el de titular y de un perfil futbolístico diferente y, por lo tanto, complementario a las otras opciones. Así, si el próximo verano el Barça es capaz de contratar, pongamos por caso, a Cesc Fabregas, el malí podría pasar a ejercer un rol más secundario como centrocampista de rotación con características diferentes al resto de futbolistas del centro del campo y ser, junto a Xavi y Marc Valiente, una alternativa que complemente a los titulares Touré, Iniesta y Cesc.

duoAnalizadas ya la defensa y el centro del campo, y propuesta la opción de Diego Ribas para permitir al Madrid dar el salto de calidad que le equipare a las principales poténcias futbolísticas, en el actual post abordaremos la línea del equipo que aún nos queda por estudiar, el ataque, y cerraremos de este modo nuestra propuesta de planificación para la temporada 2008-09 del Real Madrid, a la espera de un último post, de menor extensión, donde recogeremos las conclusiones extraídas de cada una de las entregas. En la plantilla actual, el Real Madrid cuenta con hasta nueve futbolistas que pueden alinearse en los puestos de vanguardia. Hombres como Higuaín, Robben, Robinho, Raúl, Saviola, Soldado, Drenthe, Van Nistelrooy y Balboa, conforman las posibilidades para una delantera, que si bien es extensa en número, encuentra características similares en varios futbolistas, y en la que aún debe completarse algún perfil determinado. Así pues, con la incorporación de un nuevo delantero que propondremos más adelante y el ya recomendado con anterioridad fichaje del brasileño Diego, entre cuatro y cinco delanteros de la actual plantilla deberán abandonar el equipo, ya que es prácticamente imposible que a lo largo de la temporada haya minutos para tantos atacantes, con el riesgo que esto conlleva a que surjan problemas de convivencia en el vestuario.

lyonAntes de empezar la próxima semana inmersos de lleno en el análisis de los partidos de ida de las eliminatorias en que participan los tres equipos españoles, hoy nos detenemos en otro de los partidos en que se verán las caras dos equipos que parten con opciones reales para pelear por el título de campeón de Europa hasta el final. En esta ocasión, la eliminatoria enfrentará a los actuales campeones de las ligas francesa y inglesa, el Olympique de Lyon y el Manchester United, en un partido gobernado por el fútbol ofensivo y alegre, basado en el juego por bandas, la combinación y la calidad individual con jugadores como Ben Arfra, Juninho, Benzema, Cristiano Ronaldo, Rooney o Tévez en los onces de ambos conjuntos. Así pues, aunque aparentemente el equipo inglés parta como favorito en las casas de apuestas, ambos equipos prometen una eliminatoria apasionante y un gran espectáculo para el espectador.