Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Ibrahimovic

ibrahimovicPosiblemente haya sido la operación más arriesgada y controvertida del mercado de fichajes. La sombra de Samuel Eto'o es alargada, y teniendo en cuenta la tendencia en España de valorar el fútbol desde la vertiente individual del jugador, la comparación entre el rendimiento de Ibrahimović y el de Samuel Eto'o está servida. La comparativa, no obstante, se inicia siempre remarcando que se trata de dos futbolistas diametralmente distintos, siendo este el punto donde reside la principal contradicción del símil. Tratándose de dos jugadores tan diferentes, está claro que la manera de encajar en el equipo y de tejer relaciones con sus compañeros será también desigual. Si la comparación fuese un Eto'o-Djibril Cissé, o un Ibrahimović-Berbatov, por ejemplo, debido a que se trata de futbolistas de características similares, el análisis desde un prisma individual sí tendría más sentido pues en ambos casos su presencia en el esquema de juego es recibida por el equipo de una manera parecida. Así pues, más que en el plano individual, el análisis debe dirigirse hacia el colectivo, y ver en ese caso, que tipo de delantero centro quiere el técnico y necesita el equipo.

United vs. Inter (partido de vuelta):

vidicTras el cero a cero de la ida, el partido volaba a tierras inglesas para que fuese en Old Trafford donde se decidiese cual de los dos equipos seguía adelante en la competición. En Champions League, el cero a cero siempre es un resultado engañosos, ya que si bien es cierto que el factor campo puede decantar la balanza hacia el equipo de casa, el valor doble de los goles marcados fuera de casa provoca que de los tres signos que puede tener un partido, el empate - a excepción del cero a cero- y la victoria visitante, clasifiquen a los de fuera. No obstante, Ferguson apostó por su versión más ofensiva recurriendo a un dibujo cercano al 1-4-2-4 con una línea de cuatro atrás integrada por O'Shea, Ferdinand, Vidic y Evra, dos centrocampistas de corte ofensivo como Carrick y Scholes y un cuarteto atacante capaz de desequilibrar a cualquier defensa de Europa con Ronaldo y Giggs en las bandas y con Rooney y Berbatov por el carril central. El planteamiento inicial del United, pues, era el de hacerse con el balón, llevar el peso de la posesión y la iniciativa en el juego.

ferguson_mourinhoEste mediodía, el sorteo de los cuartos de final en Nyon centrará el debate de los próximos días en futuros duelos, y como el fútbol por encima de todo es presente, se pasará página de los partidos disputados en la ronda anterior. No obstante, antes de que esto suceda, creemos interesante analizar una de las eliminatorias más interesantes que deparó la ronda anterior, la cual, debido a que destinamos una mayor atención a los enfrentamientos protagonizados por los dos grandes de la liga española, quedo fuera de nuestro estudio. Se trata del duelo protagonizado por los dos equipos que, con permiso del Liverpool de Benítez, reunían más cualidades para alcanzar la final en Roma, por un lado el actual campeón, el Manchester United, y por el otro el Inter, eterno aspirante frustrado pero que con la llegada de Mourinho confiaba en alcanzar, esta vez si, sus objetivos en competición europea. No fue una eliminatoria desnivelada como desde algunos sectores se ha argumentado, sino que la igualdad entre dos equipos extraordinarios reinó durante la mayor parte de ambos partidos. De hecho, las crónicas dieron como vencedor -no en lo referente al resultado sino en lo puramente futbolístico- al United en el partido de ida y al Inter en el de vuelta, un análisis basado básicamente en el número de ocasiones de gol, pero que olvida otros aspectos que condicionan que nuestra visión sea diametralmente opuesta. Así pues, en este post trataremos de diseccionar cada uno de los dos partidos de la eliminatoria y analizaremos aquellos aspectos más interesantes y que más puedan ayudar a discernir el desarrollo real de la batalla librada entre ingleses e italianos.

benitezAvanzando en el seguimiento de lo que pueden dar de si los emparejamientos más interesantes de los octavos de final de la Champions League, hoy nos detendremos en otro choque de trenes entre dos equipos que parten como firmes candidatos a erigirse como los campeones de la Champions. A un lado de la lona, el Liverpool de Rafa Benítez regresa a su competición fetiche, donde ha logrado llegar a dos finales en las últimas tres ediciones, y en una de ellas conseguir el título en una de las finales más espectaculares que se recuerdan, después de remontar un cero a tres al Milan en 45 minutos. Esta temporada, pese a haber realizado un importante desembolso económico con el objetivo de pelear en el campeonato doméstico hasta el final, el escenario de anteriores ediciones vuelve a repetirse, es decir, la Champions se presenta como la oportunidad de salvar una más que mediocre campaña en la Premier League, en la que lejos de pelear por la cabeza de la clasificación, hoy por hoy, se haya fuera de las plazas de Champions. En frente, los reds tendrán al eterno aspirante, un Inter de Milán acostumbrado a los fichajes sonados, los proyectos rimbombantes y a los no menos espectaculares batacazos. No obstante, la resolución del caso Moggigate, parece haberle otorgado el temple suficiente para reinar con autoridad en el Calcio por segunda temporada consecutiva y postularse, esta vez sí, como un candidato real al trono europeo.

Después de analizar las mejores opciones de incrementar la competencia en la delantera en el anterior post, en este, vamos a analizar diferentes alternativas de los tres niveles de delantero que podemos encontrar en el mercado: Cracks: En el fichaje de un crack debemos tener en cuenta varios aspectos previos como es su posible relación con las otras figuras del equipo. Para que esta sea lo más favorable posible, debemos ver la posible complicidad de sus personalidades y a la vez procurar que el nuevo fichaje no rivalice con una sola figura y se reduzca así la lucha por la titularidad a dos jugadores, sino que debe presionar, como mínimo, a dos de los tres delanteros titulares del equipo.